Las empresas reparten en vez de invertir.

En medio de la incertidumbre, las compañías transfirieron a sus accionistas el mismo monto que cuando la economía crecía y ganaban más.
Con la crisis, las empresas prefieren repartir entre sus accionistas las ganancias récord que obtuvieron durante los últimos años en lugar de invertir en futuros negocios. La decisión tiene un impacto macroeconómico, ya que le quita chances a la recuperación de la economía. E implica una fuga de divisas en el caso de las compañías extranjeras. Por dividendos se transfirieron $ 3.159 millones. Es un monto similar al de los años 2005 y 2006, cuando el país crecía a "tasas chinas" y las ganancias empresarias eran récord. Conclusión: en aquel momento invertían buena parte de ese dinero y ahora, con menos utilidades, reparten lo mismo porque no invierten.

Este año, el Gobierno trabó por un algún tiempo el pago de dividendos de algunas empresas. Manifestó su desacuerdo al cobro de los accionistas del Grupo Techint, cuando el "holding" le adeudaba sueldos a los empleados. También vetó el giro a la distribuidora Edesur.

Según el informe de la Bolsa de Comercio, las transferencias a los accionistas cayeron 61,3% en comparación con el mismo período del año pasado, cuando se liquidaron 8.160 millones. Sin embargo, el descenso se explica porque este año participaron sólo 28 sociedades, mientras que en 2008 alrededor de cuarenta.

YPF registró el mayor pago de dividendos durante el primer semestre. Abonó $ 2.477 millones a los accionistas, mientras que la alimentaria Molinos Río de la Plata giró 241 millones.

El pago de dividendos es independiente en cada empresa, y la decisión depende de su estrategia comercial. Este semestre predominó la idea de transferir las ganancias ante la desaceleración de la actividad económica y la incertidumbre que se instaló en todo el mundo. En esta línea, el informe de la Bolsa manifiesta que aunque el monto es sumamente inferior al del primer semestre de 2008, "se encuentra cercano al promedio de años anteriores".

La productora de aluminio Aluar transfirió durante el primer semestre $ 17,3 millones, mientras que durante todo el año pasado fueron tan sólo tres millones más. Boldt, la imprenta comercial y proveedora de hardware y software para máquinas de azar, giró en los primeros seis meses del año $ 93,5 millones, mientras que en 2008 pagó $ 54,4 millones. Transportadora de Gas del Sur transfirió $ 30 millones durante 2009, mientras que durante todo el año pasado fueron 32 millones.

Las empresas extranjeras aplican la misma estrategia que gran parte de las nacionales. Los montos abonados de las internacionales aumentaron en comparación con el mismo período del año pasado. Los dividendos entregados por Repsol YPF crecieron 5%, los de Telefónica 23,21% y los de Tenaris 20 por ciento.

En esta línea, el Banco Central suspendió temporalmente los pagos de dividendos de ocho entidades financieras. Desde la entidad explicaron que están realizando el "stress test" (examen de tensión), para verificar si las instituciones están en condiciones financieras de realizar esos pagos y continuar siendo solventes.

Al final, Edesur giró 65,5 millones

El 2 de junio, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad le frenó a Edesur el pago de $ 65,5 millones en concepto de dividendos a sus accionistas, pero sin embargo según el informe de la Bolsa, la compañía giró el dinero.

El organismo de control había asegurado que la compañía requería una autorización para transferir la plata porque "una indebida distribución de dividendos pondría en peligro cierto la regular y continua prestación del servicio de electricidad, se lo intima que suspenda la ejecución de la medida". Hasta el ministro de Planificación, Julio De Vido, había manifestado que "antes de distribuir dividendos que hagan las inversiones necesarias".

Comentá la nota