Las empresas recuperadas de Mendoza buscan financiamiento

Esperan que este año se implemente la ley ya aprobada que permite al Fondo para la Transformación y el Crecimiento ejecutar un fideicomiso por $ 3 millones. Hay siete firmas que emplean a 180 trabajadores.
Los más de 180 trabajadores nucleados en las siete empresas recuperadas en la provincia esperan un 2010 portador de buenas noticias en términos financieros.

Por lo pronto el grupo de empresas espera que en la Legislatura se dé luz verde para que se instrumente un fideicomiso del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) con un pozo de $ 3 millones destinado a pagar las quiebras de las empresas cuando aún no habían sido recuperadas por sus trabajadores.

"Ya es ley y estamos gestionando cómo va a implementarse, los detalles seguramente lo tendremos en los próximos meses", adelantó Julio Díaz, de Gráficos Asociados.

Si el flujo de dinero es el ADN de toda firma, en las empresas recuperadas es "el" factor para que este tipo de emprendimientos siga con vida comercial.

"No podemos acceder al crédito convencional porque no poseemos garantías. Es más, la mayoría de las empresas que ahora son gerenciadas por antiguos empleados fueron recuperadas de quiebras, lo que aún hace más pesada la carga a la hora de gestionarlas", apuntó Díaz.

Por cierto, la historia de las empresas recuperadas, esto es firmas que fueron a la quiebra y terminaron rescatadas por sus ex empleados, son variadas. El hilo conductor que las une es que los ex trabajadores se constituyeron en cooperativas de trabajo y con dificultades y logros, consiguieron mantener las firmas gerenciadas por los propios ex empleados.

Ante la sequedad financiera a la hora de buscar fuentes de financiamiento algunas de las empresas recuperadas han recurrido a préstamos de otras cooperativas o simplemente han apuntalado su vida comercial con el apoyo de fondos del Estado.

"Recibimos un subsidio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social que lo destinamos a comprar maquinaria usada de cuatro colores", apuntó Díaz.

En otros casos, como el de la Cooperativa de Trabajo Cerámica Cuyo, a lo largo de su historia y para buscar financiamiento se asociaron en dos oportunidades a otras cooperativas.

"Si bien terminamos de pagar los préstamos, la situación ideal hubiera sido que nosotros mismos hubiéramos tenido el dinero suficiente como para manejarnos solos y sin alianzas", señaló Martín Gauna, de Cerámica Cuyo.

Por lo pronto, los 35 trabajadores de la cooperativa aguardan el préstamo del FTyC para que puedan hacerse con la escritura de la empresa.

"Es un préstamo en el cual el FTyC se hace con la escritura de Cerámica Cuyo, una vez finalizados todos los pagos de nuestra parte, el FTyC nos traspasa la escritura a nosotros. Somos los primeros y hasta ahora los únicos en recibir este beneficio, pero sin duda en un futuro muy cercano seguirán nuestros pasos el resto de las empresas recuperadas en la provincia", acotó Gauna.

En el caso de la cooperativa Capdeville, Roberto Guajardo señaló que la vida comercial del emprendimiento turístico ha sido sustentada en forma exclusiva con dinero aportado por sus propios asociados y por los ingresos generados del emprendimiento turístico.

"Estos 7 años que llevamos operando no han sido fáciles. Muchas veces tuvimos que enfrentar la incertidumbre económica y el desaliento que surge en muchos de nuestros compañeros. Pero hemos seguido adelante y hoy nuestro complejo de 6 hectáreas en Las Heras ya cuenta con 10 casas habilitadas con 130 camas, espacios verdes y canchas para realizar diversos deportes como básquet y bochas", señaló Roberto Guajardo, de Cooperativa Capdeville.

En este último caso no es tanto la sequía financiera la que impide el desarrollo mayor de la empresa, sino una habilitación municipal. "Es un comodato que ya está realizado, pero aún no está firmado por ciertas autoridades del municipio de Las Heras. Esperamos que en marzo finalmente lo firmen así podemos empezar a promocionar en el país nuestro emprendimiento", concluyó Guajardo.

Comentá la nota