Las empresas recortarán hasta un 30% los gastos el año que viene

Recursos humanos, viajes, agasajos e inversiones de capital sufrirán las mayores mermas. Pero se mantendrán los gastos de operación y mantenimiento
Los presupuestos de las principales firmas del país para 2009 seguirán un Norte definido: cómo superar sin grandes rasguños la crisis financiera y la recesión internacional que promete instalarse el año que viene.

De acuerdo con empresarios y especialistas consultados por El Cronista, los números modelo 2009 intentarán bajar al mínimo gastos e inversiones para reducir capital de trabajo en un contexto de menores ventas.

Si bien el recorte varía según cada compañía, se estima que en las áreas más perjudicadas llegará a un 30%. Las que tienen menos argumentos de defensa son Recursos Humanos, Comunicación y las tareas administrativas, mientras que se mantendrán las gastos en Seguridad y resultarán menos afectados los números vinculados con la operación y el mantenimiento de las empresas.

El racionamiento en esos sectores se sumarán al menor empleo de personal.

Por encima de todo, las compañías ajustarán al máximo la producción a la demanda por temor a un enfriamiento de la economía, que arroja signos evidentes. Por caso, la venta de autos cayó 10,5% en octubre en comparación con septiembre. Y previsiones privadas anticipan una baja cercana a 40% en productos de la llamada línea blanca, como heladeras y cocinas.

“Pensamos ajustar la producción al consumo, controlar gastos superfluos, como en reuniones internas; demorar inversiones previstas hasta que se consolide la demanda y evitar horas extras”, explicaron desde una de las químicas más grandes del país. El mismo argumento se repitió en otras compañías de rubros similares.

“Lo primero que se recorta es el capital de inversión en proyectos de aumento de capacidad instalada. Luego se suprimen todos los gastos controlables y se piensa en cómo convertir los costos fijos en variables para que se adapten al nivel de demanda”, explican desde una empresa que produce neumáticos.

Las empresas desandarán un camino que iniciaron con la recuperación económica. “Los costos fijos se filtran cuando la empresa está en crecimiento. Ahora intentarán reducirlos para hundir menos capital de trabajo”, explica Mariano Lamothe, economista jefe de Abeceb.

Para Manuel Solanet, de Infupa, las compañías intentarán “minimizar el endeudamiento. Una de las alternativas es bajar la producción para no demandar capital de trabajo”.

Algunas firmas aún no le dieron la puntada final a sus números porque esperan una tendencia más clara. “Creemos que todavía es apresurado revisar nuestro presupuesto debido a que no se sabe bien cómo evolucionará la demanda”, explicaron en una de las mayores petroleras del país.

Otras siguieron el camino inverso: habían cerrado sus números en septiembre, pero debieron reabrirlos en octubre para aplicar recortes. La orden vino de sus casas matrices.

Comentá la nota