Más de 200 empresas presentaron amparos contra las trabas de Moreno

Más de 200 empresas presentaron amparos contra las trabas de Moreno
Fue otra resolución "de palabra" que tomó el secretario de Comercio Interior para detener la caída de la balanza comercial y la salida de dólares. La Justicia les da la razón a los demandantes porque la prohibición no tiene sustento legal.
Desde que Guillermo Moreno impuso trabas a las importaciones en junio, más de 200 compañías nacionales y extranjeras presentaron recursos de amparo contra el Estado. Así como en 2002 los ahorristas lograron retirar sus depósitos bancarios mediante medidas cautelares, ahora las firmas afectadas por las imposiciones del secretario de Comercio están empleando la misma herramienta de defensa. Así consiguen licencias de importación a cuentagotas. Estudios jurídicos trabajan contrarreloj para que miles de contenedores repletos de zapatillas, juguetes, electrodomésticos, anteojos de sol, celulares, indumentaria y hasta el merchandising de McDonald’s, Burger King y películas infantiles puedan ingresar al país. Algunas empresas ya tuvieron éxito en la contienda legal: el supermercado Wal-Mart, El Brujo (importadora de juguetes) y Textil Río Grande fueron las primeras en obtener sentencias favorables.

Los abogados están de parabienes porque prosperan las medidas cautelares. Los fueros administrativos fallan a favor de las empresas porque entienden que la demora oficial en la extensión de licencias las perjudica comercial y financieramente. Sin embargo, no todas las compañías afectadas elevan sus problemas a la Justicia. En la Aduana estiman que son 3.000 las firmas que tienen mercadería en depósito por falta de licencias. Pero son sólo 205 las que presentaron amparos. "El sistema es extorsivo. Los empresarios no quieren ir a la Justicia para evitar posteriores represalias del Gobierno", cuenta una abogada especializada en comercio exterior.

Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), reconoció que las demandas contra el Estado por las trabas a las importaciones son cada vez más. Según el directivo, la situación es sorprendente hasta para los abogados aduaneros. Rubén Pérez, presidente del Centro de Despachantes Aduaneros, coincidió con Santisteban. "Las licencias que demoraban 48 horas ahora están tardando hasta 10 días hábiles", ejemplificó Pérez. Las licencias no automáticas demoran más: en algunos casos se extendieron de tres a ocho meses. El contendedor de una importadora de artículos de fútbol llegó a la Aduana en febrero y fue liberado recién en julio.

Los empresarios conocen las nuevas reglas del juego. El 5 de junio, Moreno le comunicó a un grupo significativo de empresas su estrategia para frenar la caída del superávit comercial. "Por cada dólar que destinen a la compra de bienes en el extranjero, tendrán que ingresar otro al país", afirmó el secretario. Al escuchar esas declaraciones, los abogados aduaneros quedaron atónitos. "Es absolutamente ilegal imponer reglas de esas características. Ese pedido de Moreno no sólo viola los acuerdos internacionales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sino que además incumple las resoluciones internas. No se puede pedir nada a cambio para obtener licencias de importación", explicó el abogado de una importante marca de indumentaria deportiva.

Los estudios jurídicos que se especializan en derecho aduanero están desbordados de trabajo. Y mientras asesoran a sus clientes corporativos para que no pierdan más dinero, engordan sus ingresos en concepto de honorarios. Sin buscarlo, las terminales portuarias y las firmas de logística también están beneficiándose económicamente. Cobran cifras millonarias por el almacenamiento de la mercadería varada en puerto argentino y por el alquiler adicional de los contenedores, respectivamente.

A pesar de que la Justicia avanza rápidamente para conseguir que las empresas ingresen la mercadería importada, hay cada vez más contendedores apilados en los puertos. "Hay de todo: zapatillas Converse, pelotitas de golf, botines y pelotas de fútbol que trae la marca italiana Kappa, calzado deportivo Adidas y Nike, juguetes de todo tipo e incluso merchandising de las películas infantiles", contó a este diario un empleado de Exo- Logística, firma que opera en el Puerto de Buenos Aires.

LA GÉNESIS DE LOS PROBLEMAS. El 5 de junio pasado, Guillermo Moreno, secretario de Comercio, reunió a un grupo de cien empresarios de diferentes industrias en una sala de reuniones lindera a su despacho y los desafió: "Por cada dólar que demanden para adquirir bienes en el extranjero tendrán que generar otro en el país. Si no les conviene, tráiganme las llaves de la empresa que yo me hago cargo de la gente. En la papelera Massuh me va bárbaro", disparó el funcionario K. A pedido de Néstor Kirchner, Moreno les demandó a los directivos de las principales compañías del país que ayudaran al Gobierno a ingresar dólares al fisco. La escasez de divisas por la que atraviesa el país, en medio de la fuga de capitales y de la falta del financiamiento exterior, generó nerviosismo en el Gobierno.

Comentá la nota