Empresas piden prórroga impositiva

Las firmas comerciales indican que las restricciones impuestas para evitar la expansión de la gripe porcina produjo una caída en las ventas. Es por ello que solicitan al Gobierno que postergue el vencimiento de los impuestos. Titulares de locales bailables también quieren perdones por el cierre de los lugares de entretenimiento.
Los representantes de los comerciantes correntinos solicitarán al Gobierno provincial que se les prorrogue el vencimiento de los impuestos correspondientes a los meses en que se aplicaron restricciones para evitar la propagación de la pandemia de la denominada gripe porcina.

El empresariado justifica la solicitud en que durante el último mes existió una caída en las ventas en el orden 20 por ciento respecto al mismo período del año pasado.

El pedido de los titulares de firmas mercantiles de esta provincia está en línea con la solicitud de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, entidad de segundo orden que pidió postergar por 90 días el pago de IVA, Cargas Sociales e Ingresos Brutos.

El organismo explicó que "la declaración de la emergencia sanitaria por el avance de la Gripe A y las restricciones decretadas para frenar el virus provocaron una caída abrupta en las ventas minoristas durante los primeros 19 días de julio, complicando el pago de todas las obligaciones tributarias, financieras y gastos generales de los comercios".

Los dirigentes de la entidad consideran que la continuidad de la baja en la demanda podría desestabilizar la economía de algunas firmas a raíz de la retracción del 35 por ciento en las transacciones.

La organización de empresas asegura que frente a esa realidad "sin discriminar rubros ni regiones", pide "al gobierno Nacional y a los gobiernos provinciales, postergar por 90 días el pago de IVA, Cargas Sociales e Ingresos Brutos".

En la solicitud se indica que "sólo por la emergencia sanitaria el comercio ha tenido una caída promedio de 20 por ciento en las ventas durante los primeros 19 días de julio frente a iguales días de julio 2008".

La entidad señaló que a eso se suma una reducción de ventas de entre un 10 y 15 por ciento causada por el ajuste en el consumo de la población.

"De continuar la misma tendencia hasta fin de mes, las ventas minoristas estarían cerrando con niveles hasta 35 por ciento inferiores a los del año pasado, poniendo a muchísimos comercios en una situación insostenible y con serios problemas de liquidez para hacer frente a sus responsabilidades mensuales", advirtió.

La entidad estimó que "cada día de permanencia de la Gripe A en la escala de gravedad de los primeros 19 días de julio implica reducciones de ventas por $95,1 millones al comercio minorista incluyendo restaurantes y hoteles".

En este sentido, los empresarios calculan que si se mantuviera el alerta actual, en un mes el comercio perdería ventas por $2.947,3 millones.

El comunicado de prensa indica que los comercios sufren, además de la caída en las ventas, sustanciales incrementos de costos, por los mayores cuidados sanitarios. La adquisición de productos utilizados en las medidas preventivas derivaron en subas de entre 60 y 70 por ciento en el presupuesto destinado a limpieza de los locales.

"La situación es muy grave y requiere medidas urgentes. Por ello, se solicita la postergación inmediata de impuestos, permitiendo que las Pymes puedan sobrevivir a esta crisis inesperada y cuya longitud aún se desconoce", argumentó.

Comentá la nota