Empresas de ómnibus amenazan con abandonar la Terminal

Desde la comuna dicen que los valores están al nivel del litro del gasoil en 1991 y que se pueden modificar las tasas para los servicios puerta a puerta (minibuses) que no reciben subsidio al combustible.
Empresas de transporte de pasajeros amenazan con dejar de utilizar la Terminal de Ómnibus de Santa Rosa en señal de disconformidad por el aumento de las tasas por plataformas y utilización de oficinas.

En un comunicado de prensa suscripto por representantes de 11 firmas transportistas, se cuestiona el incremento de entre el 800 y el 1.300 por ciento de esas tasas, situación que "pone a nuestras empresas en una situación de crisis muy importante ya que se suma al atraso tarifario y al permanente incremento en los costos de los salarios y de los insumos (combustible, neumáticos, etcétera)".

"Destacamos que hemos dado todas las explicaciones al secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Santa Rosa, al viceintendente y concejales de la ciudad, no encontrando una respuesta a la posibilidad de revisión y adecuación de dichas tasas".

Los firmantes del comunicado, añaden que "esto nos obligará a tomar medidas entre las cuales se encuentra la de no utilización de la Terminal de Ómnibus, con los inconvenientes que ello ocasionará a los usuarios de nuestros servicios".

"Apelamos una vez más a la comprensión y razonabilidad de las autoridades municipales para que esto no suceda y podamos encontrar, a través del diálogo, una solución que contemple los intereses del Municipio, empresas y usuarios del servicio", concluye el documento suscripto por los representantes de las siguientes empresas: Dumas, Expreso Catriló, Expreso Anguil, CSG Transportes, Alberino, Flechabus-Plusmar, Expreso Alvarez, Rapibus, El Ceibo, Chevallier y Transportes Unidos del Sud.

Respuesta oficial.

Frente a este reclamo, el intendente Francisco Torroba afirmó que "las empresas deben ver si les conviene tener su propia terminal, por mi parte, y haciendo la salvedad que no me gusta la confrontación, considero que el estado municipal no puede estar haciéndose cargo de todo y que el santarroseño no pueden subsidiar a las empresas que tienen como fin el lucro".

En enero de este año se actualizaron los valores por "atraque" de los colectivos a la Terminal. De 25 centavos que se pagaba por cada uno, se pasó a 2,50 pesos en los casos de corta distancia, 6 pesos en los de media y 15 pesos los servicios de larga distancia.

"Desde ese mes, ninguna empresa está pagando los atraques, porque argumentan que es antieconómico, pero lo más grave aún es que muchas de esas firmas llevan más de dos años de no pagarlo, por lo que ya se iniciaron las acciones legales pertinentes", aportó como dato relevante el viceintendente Guillermo Di Liscia.

"Se hicieron dos reuniones en el Concejo Deliberante y a nuestro pedido de que presentaran las estructuras de costo, sólo una empresa presentó informalmente un detalle. El resto no lo hizo, pese a que les dijimos que con las cifras sobre la mesa podíamos corresponder con un plan de obra para el mantenimiento de la Terminal, que le cuesta a la Municipalidad 110 mil pesos por mes, cantidad de la que el 60 por ciento debería estar a cargo de las empresas transportistas", agregó Di Liscia.

Para dar una idea de los montos que involucran las tasas resistidas, las autoridades comunales indicaron que "están por debajo de los valores del gasoil en 1991, lo que da una idea de cuánto tiempo estuvieron sin ser actualizadas".

"Lo que propusimos es contemplar la situación de los minibuses, servicio puerta a puerta, porque ellos no cuentan con el subsidio al combustible, como sí lo tienen los de larga distancia. Es más, una de los hipótesis que les hicimos saber es que las empresas se hicieran cargo de la Terminal, de su operatividad, pero no accedimos a la idea de que se aplicara la tasa al usuario de los servicios, porque sería hacerle pagar al santarroseño el lucro que persigue cada transportista", añadió el viceintendente.

Comentá la nota