Las empresas multadas por contaminar el Langueyú

La empresa Mastellone Hnos. (La Serenísima) y los mataderos frigoríficos Viafer y Mirasur fueron multadas por el gobierno provincial por violaciones a la normativa ambiental vigente. Las sanciones están vinculadas a la ausencia, deficiencia o no uso de las plantas de tratamiento de efluentes (residuos) y a la calidad de sus efluentes.
Todo esto en el marco de las inspecciones que se realizaron empresa por empresa luego de las denuncias formuladas por los vecinos que viven a la vera del arroyo Langueyú. Los reclamos de estos pobladores fueron trasmitidos directamente al gobierno provincial y contaron con el acompañamiento del Concejo Deliberante de Tandil. Los vecinos vienen planteando desde hace años sin éxito la demanda de acciones para frenar la polución ambiental y el saneamiento del arroyo.

Del resto de empresas que arrojan efluentes al citado curso de agua, la gran mayoría también fueron objetadas por distintos motivos, aunque no recibieron multas.

En el caso de Mastellone Hnos., ubicada en la calle Aeronáutica Argentina, en medio de la populosa barriada de Villa Aguirre, la multa llega los 15.391,25 pesos por: "Falta de desinfección" y "Falta de cámara de toma de muestras y/o aforo". A su vez, las muestras de efluentes que se tomaron resultaron "objetables en sus características físico-químicas en Sólidos Sedimentables (partículas gruesas que en agua bajan hasta el fondo) y Coliformes fecales (bacterias)". El informe que fue entregado en sede municipal de Tandil no tiene más detalles.

Por su parte, el frigorífico matadero Viafer tendrá que pagar 14.941,50 pesos, porque la inspección encontró las siguientes irregularidades: "Falta de cámara de toma de muestra y/o aforo", "No construcción de las instalaciones de tratamiento (de efluentes) aprobadas". Al mismo tiempo, se señala que se extrajeron muestras de sus líquidos residuales, los que también resultaron objetables en sedimentos sólidos y coliformes fecales según la normativa ambiental vigente que protege los cursos de agua. En esta empresa también se detectó la "incineración precaria de residuos, afectando negativamente la calidad ambiental".

En cuanto al otro frigorífico matadero, Mirasur, ubicado sobre Ruta 30, la multa es de 4.837,25 pesos. Los motivos son: "No construir las instalaciones de tratamiento aprobadas"; "No utilizar instalaciones de tratamiento o parte de ellas" y por tener "instalaciones en deficiente estado de mantenimiento". Luego de los análisis de muestras en laboratorio se establece que "el efluente de la firma no se encontraba apto para ser volcado al cuerpo de agua superficial" (arroyo Langueyú).

En todos los casos hay un período de descargo y confirmación de multas. Viafer hizo uso de ese derecho, pero según se lee en el informe de la Autoridad del Agua, fue rechazado por el organismo actuante, la División de Control de Vertidos. Por el contrario, se la intima a presentar en 30 días un Plan de Readecuación. Hasta la fecha es esta la información que se tiene.

El arroyo Langueyú está colapsado ecológicamente y como paisaje prácticamente destruido. Sus aguas están afectadas física y químicamente con variedad de contaminantes que van desde plaguicidas, metales pesados e hidrocarburos hasta materia orgánica. El vuelco de efluentes fabril no es la única causa de su estado, la Planta Depuradora de Líquidos Cloacales es gran responsable de su colapso con el vuelco en crudo de materia orgánica, dada la superación de la capacidad operativa de la planta frente al aumento poblacional.

Hay un proyecto de ampliación de esta planta ejecutado en parte. Pero la obra hoy por hoy está paralizada.

Otras empresas en situación irregular

También sufrieron observaciones sin multa las siguientes empresas:

Frigoríficos Cagnoli: el afluente de la firma no se encontraba tratado adecuadamente.

Compañía Italo Argentina de Alimentos (depostadero de carne bovina): el efluente de la firma no se encontraba tratado correctamente.

Jorge Héctor Banquero (fábrica de quesos y ricota): el efluente industrial no cumple con la reglamentación ambiental vigente.

Produlac: no acredita declaración jurada de Efluentes gaseosos.

Unión Cueros (curtiembre): no acredita haber presentado Evaluación de Impacto Ambiental ni declaración jurada de residuos especiales en los últimos 4 años.

Según el laboratorio, en estos últimos dos casos, el efluente liquido se hallaba tratado correctamente y apto para ser volcado.

Cabe señalar que no es la primera vez que aplican multas y luego se reiteran las irregularidades, lo que habla de una baja eficiencia de la pena elegida. Tampoco ha resultado eficiente la clausura. Una medida –entre otras- que podría ser tomada en cuenta es la implementación de talleres de Educación Ambiental (incluyendo Derecho Ambiental) a titulares y empleados jerárquicos de las firmas.

Comentá la nota