Hay 17 empresas en la mira por el pago que hizo Economía

La Justicia abrió una nueva causa por "lavado de dinero" para seguir la ruta de los fondos
La Justicia abrió un nuevo expediente para investigar el caso de los casi 54 millones de pesos desviados desde el Ministerio de Economía a fines de 2007. El objetivo: seguir la ruta del dinero y perseguir a cada una de las empresas que intervinieron en la insólita cadena de cesiones posterior al pago.

El promotor de esta causa fue el fiscal general Raúl Pleé, que denunció que luego de defraudado el Estado se pusieron en marcha "maniobras que tuvieron por finalidad otorgar una apariencia lícita a esos fondos de origen espurio". Lavado de dinero es el delito que perseguirá este expediente. Las acusadas, por el momento, son 17 empresas, pero Pleé cree que podrían haber intervenido varias más. Sus directivos y quienes oficiaron de intermediarios también está denunciados.

Las compañías, unas pocas uruguayas y la mayoría argentinas, son de lo más variadas. Desde Fénix Bursátil Sociedad de Bolsa SA hasta la Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio, que en 2007 figuraba en la base de datos crediticios Nosis como en situación "irrecuperable". La operatoria era casi siempre la misma: las empresas recibían cheques por cientos de miles de pesos y, previo débito de una comisión, los pagaban en efectivo.

Esta causa, a cargo del juez federal Sergio Torres, se inició el 17 de diciembre pasado, pero se mantuvo en la más estricta reserva. Avanza en forma paralela a la que instruye María Romilda Servini de Cubría, que investiga la primera parte de la historia: la salida del dinero del Ministerio de Economía.

La investigación de Pleé indaga en lo sucedido desde el 20 de noviembre de 2007, el día que por orden de un funcionario de segunda línea de Economía el Tesoro nacional repartió 53.963.112,49 pesos en efectivo entre tres personas: Jorge Pallavicino (39,3 millones), Jorge Enrique Rodríguez (9,1 millones) y Darío Morresi (5,3 millones).

La causa de Torres seguirá estas tres líneas. De acuerdo con Pleé, el movimiento del dinero no respondió a ninguna "lógica comercial", sino que tuvo como objetivo "imposibilitar el rastreo de los fondos" que provinieron de "una defraudación en perjuicio del Estado argentino".

La supuesta deuda que ordenó pagar Economía era por contratos celebrados entre 1977 y 1982 con reaseguradoras extranjeras.

Pleé participa en el caso como titular de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo. Le dio intervención la Unidad de Información Financiera (UIF). Sobre la base de lo investigado por la UIF Pleé presentó su denuncia por lavado de dinero. ¿Quién fue el cerebro detrás de la maniobra? El fiscal general nada dice al respecto.

Quien sí tiene una hipótesis es el fiscal nacional de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, autor de la denuncia que instruye Servini. Según él, todas estas transferencias tuvieron como objetivo esconder al verdadero beneficiario de la estafa: el arquitecto croata Iván Holjevac, que aparece al comienzo de la cadena de cesiones, cuando el Estado aún no había ordenado el pago y lo que se transfería era un crédito por cobrar. Recluido en su hotel de Punta del Este, Holjevac no habla del caso.

El caso

* La presunta estafa. En octubre de 2007, el Ministerio de Economía pagó una deuda por reaseguros que la Justicia se había negado a reconocer.

* El supuesto lavado de dinero. Una vez que el dinero salió del Estado empezó un camino de extrañas transferencias que dificultarían seguirle el rastro.

Comentá la nota