Empresas mineras se quejan del ‘obstáculo’ ambientalista

Este jueves 7 se celebra el día de la minería. Los empresarios locales dicen que, para el desarrollo de la actividad en la provincia, "el obstáculo mayor lo constituye el aprovechamiento que hacen del desconocimiento sobre nuestra actividad, los llamados grupos ambientalistas".
No podemos dejar pasar esta fecha sin hacer un llamado público a la reflexión a los productores mineros en particular, a los gobernantes y a la población en general, sobre la importancia singular que la actividad tuvo históricamente y tiene en la actualidad.

Actividad la nuestra llena de incertidumbres, peligros y problemas que debemos superar a diario, a los que nos enfrentamos día a día como en todas las actividades humanas. Pero la nuestra tiene los agregados provenientes de la incertidumbre natural de seguir una veta o unos datos confusos de laboratorio, o malas noticias de los mercados, ya sean locales, nacionales o internacionales. Y aún aquellos en los que desde algunos sectores de la política, voluntariamente o no, "ponen palos en la rueda".

Afortunadamente, en la Provincia hemos superado la incomprensión hacia nuestro quehacer y nos sentimos reconocidos por las autoridades. Hoy nos consideramos nuevamente parte de la economía y vemos notorios y plausibles avances en las relaciones hacia los mineros desde el Gobierno, tanto desde el Gobernador y el Secretario de Minería, como así de la Dirección General de Minería en todos sus componentes.

Quedan aún varios problemas a resolver, sobre los que no dudamos tendremos la mejor predisposición de las Autoridades para lograrlo. Algunos menores y otros en los que será necesaria una fuerte decisión política para superarlos.-

El obstáculo mayor lo constituye el aprovechamiento que hacen del desconocimiento sobre nuestra actividad, los llamados grupos "ambientalistas". Con diferentes matices y en nombre de razones sonoramente altruistas y de alto valor sentimental, impiden y aún más pretenden hacer desaparecer la actividad con pancartas que rezan "Maldita minería"; sin siquiera ponerse a pensar cuantos productos de la minería utilizan a diario en sus hogares, comunidades y lugares de trabajo. Con solo meditar un momento en esto verán que la vida no es posible sin ella. Quizás si volvemos a la Edad de Piedra, y echamos por la borda todo lo avanzado desde entonces hasta hoy, podrán concretar su quimera. La Sociedad no ha de acompañar tamaño desatino.-

Por todo ello es que en esta ocasión hacemos un llamado a los productores y a todas las instituciones, organismos y personas, públicos o privados de una u otra manera vinculados a nuestra actividad, que se acerquen a nuestra Cámara Minera, pues la tarea que tenemos por delante no es sencilla y necesita de todos.

Celebremos pues, nuestro día, trabajando por la cristalización de antiguos proyectos, y que den lugar a otros nuevos, teniendo a la vista el objetivo superior que es el de ayudar a lograr una mejor calidad de vida a nuestros conciudadanos.

Comentá la nota