Dos empresas locales y dos santafesinas van por el urbano

Finalmente son oferentes las compañías que compraron el pliego. La UTE se dividió para tratar de retener la totalidad del servicio por cinco años. Polo habría ofertado por un área de servicio y María del Rosario por las dos que se pusieron en juego.
La apuesta de las dos empresas santafesinas, que hoy prestan el servicio como UTE, de retener las 10 líneas del transporte urbano de pasajeros en la ciudad de San Luis y el retaceo de las autoridades de Polo SRL y María del Rosario para dar información sobre aspectos generales de las ofertas que presentaron ayer fue el contraste más marcado del acto de apertura de sobres Nº 1 del segundo llamado a licitación pública, que no deparó sorpresas.

La modalidad de doble apertura de sobres y la novedad que trae el pliego de dividir la ciudad en dos áreas de servicio de 5 líneas cada una conspiraron para que las empresas locales hayan dado datos en cuenta gotas. Aunque también contribuyó que las cuatro compañías ya se conocen del duelo que protagonizaron en diciembre pasado en la compulsa de ofertas que llevó a la Intendencia capitalina a inclinarse finalmente por la unión transitoria de empresas de Santa Fe y que tuvo derivaciones en la Justicia.

Sólo desde la actual permisionaria precaria revelaron algunos detalles de la propuesta en sí. Tal como lo había prometido el gerente de la UTE santafesina, Gerardo Ingaramo, arribó a San Luis especialmente para estar presente en la Sala de Situación del Municipio. El empresario confirmó que Recreo SRL y Autobuses Santa Fe SRL se presentaron por separado y cada una ofertó por un área de servicios distinta (una compuesta por las líneas A, D, E, I, O y la otra por la BCG, N, H, F y R).

Ingaramo no anduvo con rodeos y le dijo a El Diario de la República que para un grupo de líneas proponen 45 unidades y para la otra 46 micros, todas cero kilómetro aunque varios de ellos son los que hoy recorren las calles de la ciudad. El compromiso es sumar 91 colectivos, 14 más de los que hay en la actualidad y equiparlos con el sistema para admitir las tarjetas recargables sin contacto, una promesa que ya estaba incluida en este año de transición. Dentro de la oferta aparecen 10 unidades (una por línea) con rampas para discapacitados y la necesidad de tomar más personal, por una inversión total de 35 millones de pesos. Y en el supuesto que ganan en ambas áreas, el ploteado con el nombre de la empresa sería la única diferencia en la presentación de los ómnibus.

La apoderada de Polo, Mabel Tyempertyopolos, no quiso hablar de lo que ofreció la concesionaria que va a La Punta y La Carolina. “Recién lo vamos a dar a conocer cuando se abra el segundo sobre”, argumentó ajustándose a los pasos que ya marcó el Municipio hace un año en la primera licitación. Sin embargo una fuente de la interurbana le garantizó a este matutino que el ofrecimiento se limita a una sola área de servicio y que la jugada está respaldada por una “gran cantidad de coches”, cifra que mantuvo en la incógnita.

Las autoridades de la compañía que llevó la mayor comitiva al acto, María del Rosario, también aportaron pocas precisiones. Uno de sus representantes, Raúl Sosa, no quiso anticipar la cantidad de unidades, ni de qué tipo son, ni qué antigüedad arrastran. Sólo deslizó que tienen previsto una inversión que oscila los 23 a 25 millones de pesos, que cuentan con un parque móvil para personas con movilidad reducida y dejó entrever que se presentaron para la totalidad del servicio.

“Buscamos que nos dé más alegrías que fracasos”

Al finalizar el acto de apertura de sobres, el secretario de Transporte municipal Guillermo Godoy consideró que, por el momento, quedaron satisfechas las pretensiones del Municipio en cuanto a que haya más de un oferente para poder optar. Y adelantó que en la decisión final del Ejecutivo se tendrá en cuenta la empresa que genere “más alegrías que fracasos” a los usuarios, a la Intendencia y a sus trabajadores.

Godoy ratificó que el lunes quedará constituida la comisión evaluadora con la designación de sus integrantes, todos funcionarios municipales de diferentes áreas y especialidades. Y que se abrirá un período de observaciones, donde los oferentes podrán cotejar las presentaciones del sobre Nº 1.

Luego de la etapa de observaciones, que se extendería por una semana, la comisión se dedicará de lleno al análisis del sobre Nº 1, vinculado a los antecedentes económicos, financieros, patrimoniales, laborales y de la prestación del servicio de cada empresa. “La comisión ahí deberá verificar si falta alguna documentación o aclaración y decidir si cada compañía pasa o no pasa. Recién con el segundo sobre se elegirá la mejor oferta”, explicó.

El Secretario de Transporte abogó para que entre 45 a 60 días corridos la o las empresas adjudicatarias hayan superado todo el proceso, incluido la aprobación de los concejales, y estén en condiciones de firmar el contrato que desde el 1º de enero de 2010 las ligará con el Municipio por 5 años, más la posibilidad de prorrogar por otro lustro. Pero dejó en claro que el Ejecutivo busca mejorar el servicio no solo en cantidad sino en calidad y que el pliego de condiciones generales permite priorizar en el análisis que dos empresas queden al frente de la prestación en la ciudad.

Comentá la nota