A 70 empresas el Estado les adeuda 20 millones de pesos

En Rafaela y su región inmediata, las metalúrgicas y exportadoras reclaman pagos de impuestos, bonos, reintegros en incentivos que superan los 20 millones. El desfinanciamiento se siente con intensidad en unas 70 empresas.
Hace un tiempo mencionábamos que por el menor precio que se le paga a los tamberos por litro de leche, Rafaela y su zona tenían una merma en la circulación de dinero de más de 40 millones de pesos. A raíz de un cálculo que hizo la Comisión de Industrias, se conoció que el Estado nacional adeuda reintegros por diferentes conceptos que superan los 20 millones de pesos, coincidiendo entonces con la falta de actividad de la economía real y afectando principalmente a las metalúrgicas y las firmas que tienen actividad de comercio exterior.

Los conceptos de estas deudas que oscilan entre dos meses, un semestre o años, en otros casos, tienen referencia en la diferencia del pago del IVA técnico (del 21 por ciento de la compra de materia prima, al 10,5 por ciento del gravamen en la venta del producto); los reintegros a las exportaciones (desde diciembre no se pagan y el pasivo ronda los ocho millones de pesos), los bonos de bienes de capital con un 14 por ciento del valor de la venta; y algunos incentivos dependiendo del sector. Sin embargo, ninguno es un subsidio, sino que todas son ayudas que se deberían devolver una vez fabricado y vendido el producto, por lo tanto esos recursos se tendrían que utilizar para la continuidad productiva.

"Necesitamos poder encontrar un sistema compensatorio automático para reducir el nivel de deuda en las empresas", señaló a este Diario, Diego Turco, el titular de la Comisión.

La intención de los empresarios locales y de la región más inmediata es que por ejemplo, el déficit financiero se pueda acortar de manera directa a la hora de pagar cumplimientos impositivos, como puede ser el rendimiento de ganancias, cuyo vencimiento opera por estos días.

Sin embargo, el Estado enuncia que para cobrar cualquier reintegro se debe estar al día con todas las obligaciones, incluso para acceder a salvatajes como el Repro al que varias firmas locales ya accedieron para poder campear el parate. Todo esto, sin contemplar que estas demoras que se cuentan en los ingresos de las industrias, en momentos como los críticos de ahora, no se pueda llegar a cumplir con todo y el desbalance financiero sea mayor al que debería tener cada empresa en un marco de crisis.

Esta "desprotección del mercado interno produce un esquema de desfinanciamiento", según indica el industrial, no se salva con un dólar alto o con promesas de incentivos.

Con este relevamiento por sector productivo y con los montos por empresas iría más allá de la jurisdicción de la Federación Industrial de Santa Fe, ya que los rafaelinos "pretendemos ir con este planteo ante la Ministro de Producción de la Nación".

A modo de reflexión, con este panorama la industria se suma al grupo de los que aportan y no reciben devoluciones, por lo tanto el destino de estos fondos incumplidos en el pago comprometido, al igual que muchos otros aportes de diferentes sectores se pierden en el Tesoro Nacional y en esa oscuridad donde son pocos los que tienen linternas para encontrarlos, el reparto no se hace justo, sino que la inequidad es la norma fija.

Comentá la nota