Las empresas entrerrianas toman medidas anti crisis

Mientras la empresa Longvie prevé una paralización de las actividades durante unos días por la fuerte caída en la demanda de sus productos, lo cual comenzó a negociar con los delegados gremiales, desde el Gobierno de la Provincia negocian subsidios para los frigoríficos y los aserraderos. Las empresas recibirían un subsidio fijo por cada trabajador que poseen y el mismo se otorgaría "con la condición de que no se suspenda ni se despida a personal". Los beneficiarios serían alrededor de 500 trabajadores.
La recesión que afecta a la economía global mundial está sintiéndose con fuerza en la provincia, sobre todo en el sector industrial, que ya soporta la zozobra de los mercados que deriva en una acentuada retracción de la actividad.

El secretario general de la seccional local de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Ramón Leonhart, explicó a El Diario de Paraná que hasta ahora la firma Longvie sólo mantuvo conversaciones a nivel de los delegados gremiales de planta, “pero con el sindicato todavía no hubo diálogo. De todos modos, no queremos crear alarma. La empresa viene funcionando bien, ha hecho inversiones, pero soporta una caída de la demanda, producto de la crisis”.

“Formalmente, Longvie no habló todavía con el sindicato; solamente lo hizo con los delegados. De todos modos, yo estoy bien informado del tema. Se trata de un acuerdo que la empresa quiere establecer con los trabajadores por la retracción importante que hay en la comercialización. Pero sería sólo por unos días, a fin de año”, señaló.

Leonhart aseveró que la paralización de la producción no incidirá en el salario de bolsillo, aunque sí afectará el adicional por productividad. “Pero está todavía en conversaciones. Falta un mes todavía para que se aplique, y en el medio pueden ocurrir cosas. Soy optimista de que la situación de crisis mejore”, evaluó.

La idea, amplió, es que el período de suspensión de actividades se prolongue luego con las vacaciones anuales de todo el personal, algo que ya se acordó 45 días atrás, y que darán comienzo el 9 de enero de 2009. “La empresa no quiere llegar a la suspensión de personal, sino lograr todo vía acuerdos”, añadió el dirigente sindical.

Y dijo que “no hay que dramatizar la situación. Hay que transmitir tranquilidad y prudencia. El país hoy está en mejores condiciones para enfrentar crisis que en 2001. Las fábricas están en pie, y han hecho inversiones, pero lo que pasa es que la crisis afecta”.

Las complicaciones en Cartocor y Longvie se enmarcan en el panorama general que atraviesan las empresas en la provincia, y de lo cual ya dio cuenta en un informe la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER). La entidad sostuvo que si la crisis no encuentra no encuentra un freno, una primera consecuencia será el impacto negativo en las dotaciones de personal.

Encuesta

Los comerciantes de la ciudad Gualeguaychú no son nada optimistas respecto de la evolución de la actividad en los próximos meses. El 55 por ciento dijo que las ventas registradas en el tercer trimestre de 2008 fueron menores a las que esperaban, y respecto de lo que esperan para los últimos tres meses del año, el 43,2 por ciento prevé que tendrán una brusca caída.

Dentro de los que respondieron que aumentarán sus ventas en el cuarto trimestre de 2008, el 8,33 por ciento piensa que será debido al crecimiento de la actividad económica; el 8,33 por ciento lo adjudica a las compras en cuotas o flexibilidad en los pagos; el 58.33 por ciento lo atribuye a un aumento producto del turismo; y el 16,67 por ciento a la estabilidad de precios. Entre los que respondieron que sus ventas disminuirán en el cuarto trimestre del año 2008, la mayoría (95 por ciento) piensa que esto ocurrirá debido a la caída de la actividad económica, el 5 por ciento a la inestabilidad de precios.

Los datos son de la Encuesta de Expectativas del Comercio Minorista de Gualeguaychú que acaba de publicar la Dirección de Estadística y Censos de Entre Ríos.

Comentá la nota