Ya hay más empresas en concurso de acreedores que el año pasado

Las convocatorias superan en 31 hasta setiembre en comparación con el mismo período anterior. Crecen los concursos civiles. Un 80% está en el Gran Mendoza.
A esta misma altura de 2007 rondaban las 707. Pero este año, al menos hasta setiembre último, la economía mendocina ha vivido el proceso por el que más empresas y personas físicas agobiadas por sus deudas tuvieron que recurrir al concurso de acreedores: ya suman 738 en toda la provincia de Mendoza.

Según datos aportados por la Secretaría Legal y Técnica del Poder Judicial, la mayoría está comprendida en la Primera y Segunda Circunscripciones: son 592.

Es decir que 6 de cada 7 firmas mendocinas concursadas en los primeros nueve meses de 2008 están en el área del Gran Mendoza (Ciudad, Godoy Cruz, Guaymallén, Luján, Maipú, Las Heras y Lavalle) y el sur provincial (San Rafael, Alvear y Malargüe). La evolución anual tuvo su pico en el trimestre abril-junio, cuando trepó de 168 a 242 convocatorias.

Cabe recordar que la Justicia divide a la provincia en cuatro circunscripciones judiciales. La segunda región con más razones sociales que apelaron a la convocatoria como recurso para reordenar su situación financiera es el Valle de Uco (4ta Circunscripción), con 139 presentaciones.

Por otra parte, la Zona Este (Tercera) cierra el listado con sólo 7 empresas registradas durante el período señalado. De seguir la variación, 2008 podría confirmar la tendencia en alza de 2007, cuando se superó en 38,7% al total de 2006.

"Indudablemente aumentaron los concursos pero, según lo que hablo con mis colegas de años de experiencia, en 2009 habrá todavía más", comenta el contador Sergio Aranda, que lleva un tiempo en el ejercicio de sindicaturas.

Aranda confirma la percepción que deja una lectura de los edictos judiciales: se nota un crecimiento de los llamados pequeños concursos, los que afectan a personas físicas, dentro de los cuales muchos son empleados públicos con deudas de consumo (tarjetas) que a veces superan los $ 20 mil.

"Es gente que a veces llega a solicitar créditos pequeños a largo plazo. Finalmente los llamados se desestiman porque ni siquiera pueden reunir el dinero para pagar el costo de publicación del edicto", detalla el profesional.

Si bien las estadísticas no discriminan rubros, en el último tiempo trascendieron varios casos del sector productivo y, en particular, del vitivinícola, acosados por caída de contratos internacionales de commodities como el mosto y por ende en desfinanciamiento.

De ahí que varias plantas concentradoras líderes, como Coarex, no tuvieran más opción que llamar a un acuerdo con sus acreedores en busca de una salida para recuperar su nivel de actividad.

Quiebras

El ahogo financiero lleva a cada vez más empresarios o emprendedores a bajar los brazos por no cumplir los pagos pactados con sus acreedores. Pero se sabe que son tiempos largos, que llevan años antes de desembocar allí, y por eso el número aún no llega a ser significativo si se compara con años anteriores.

En lo que va de 2008 los juzgados mendocinos decretaron 57 quiebras, cuando al tercer trimestre de 2007 habían hecho lo propio con 78; finalmente el año pasado cerró con un 26% menos que 2006.

Pero si de comparar se trata, aunque la economía logró despegar luego de cambiar las reglas de juego comerciales y gracias a la incorporación de nuevos jugadores desde 2002, la cifra registrada en Gran Mendoza (48) en 2008 se acerca mucho al saldo negativo que dejó la crisis devaluatoria (fueron 52 en un año).

En el sector productivo existen varios casos de establecimientos que buscan renegociar una extensión de los plazos de cara a una nueva temporada que les dé oxígeno financiero. Otros buscan sumar capitales que les permitan restablecerse, e incluso comprar su propia quiebra.

Para otros tantos no hay salida. Un ejemplo: la otrora próspera Cooperativa Viñas de Medrano, en el Este, a la que ya se le fijó fecha de remate.

Comentá la nota