Empresas de colectivos desean tener paradas hasta talleres

Representantes de cuatro empresas regionales se reunieron ayer con los concejales para hacer saber de su difícil situación. Dicen que perdieron pasajeros, echaron personal y que de seguir así, deberán cerrar sus puertas. Quejas por la presencia de transportes irregulares.
La Nueva Estación de Omnibus, que en el día de mañana se inaugurará oficialmente, sigue generando ruidos dentro del ambiente político. En la jornada de ayer, se reunieron los representantes de las 4 empresas que no habían acordado con el concesionario -Güemes, ETAR, Maipú y Expreso 13- con los concejales para analizar la situación a casi un mes de haberse puesto en marcha.

El encuentro comenzó bastante ríspido -en especial, gracias a algunos cruces por el representante de ETAR, Horacio Michelod, y Rodolfo Enrico- y terminó en forma cordial, pero con un punto en claro: los concejales parecen estar más cerca de ajustarle las tuercas a otras empresas un tanto fuera de regla -de acuerdo a lo denunciado ayer- más que concederle algunas ventajas a las reclamantes.

Los empresarios, primero hicieron un racconto de las negociaciones mantenidas con el Ejecutivo, que comenzaron allá por julio del año pasado, para determinar cuántas paradas iban a tener y dónde iban a estar. Según los dichos de Michelod, hasta el 16 de marzo iban a tener que contar con dos de ellas, pero el 26 se enteraron oficialmente de que no iban a tenerlas. Sólo iban a tener paradas aquellas líneas de colectivos que vienen desde el cardinal este, cosa que entendieron como un acto de discriminación hacia sus empresas. El reclamo de ellos es que les permitan transportar pasajeros desde la Nueva Terminal hasta sus talleres, que se encuentran -por lo general- en espacios más céntricos. ¿Por qué no los dejan? Según sus dichos, el Departamento de Ingeniería de Tránsito señaló que los colectivos con pasajeros complicaba el tránsito, generaba ruidos molestos y que contaminaban. Pero si iban vacíos, no.

El oficialismo les planteó -ya al término de la reunión- tanto a Michelod como a Marcelo Bosio (Güemes) y Juliana Odetto (Maipú-Expreso 13) que podrían rever esta decisión luego de reunirse con Control Público y plantearles su inquietud. Pero les dejaron en claro dos cosas: por un lado, que la decisión de darle paradas a las líneas provenientes del cardinal este es sólo de carácter transitoria, hasta tanto el Gobierno provincial no pavimente el desvío del Tránsito Pesado, el camino que será el final para los colectivos. En este sentido, los empresarios preguntaron por qué si es transitoria las paradas para las otras líneas, no hacerlo también para las suyas.

Por el otro, que en el proyecto de ciudad que tiene el PJ sus talleres ya no estarán en lugares céntricos y que por eso, deberían ir analizando la posibilidad de trasladarse a otros lugares.

Otra situación planteada, fue que hay colectivos de gran porte que hoy no pasan por la NEO, como por ejemplo, el del INTA, Atlético, CRAR, el Colegio San José o firmas como Alejo, Pacífico o María Tours. De esta manera, entienden que no se cumple el artículo primero de la ordenanza que habilitó los nuevos recorridos para los coches de larga distancia, que obliga a todos a pasar por la Terminal.

También pidieron que el camino a sus talleres no se realice por calle Carlos Pellegrini, debido a las fuertes dificultades que esto les implica. Solicitaron ir por Brasil, pero este camino ya está saturado por los actuales colectivos y sus coches sumarían 45 pasadas por día a las actuales. Es por eso que también reclamaron una onda verde. "Hoy se paran todos los colectivos en los cinco semáforos. Esto hace que los autos quieran sobrepasar los colectivos, complicando aún más el tránsito", señalaron los empresarios.

TRANSPORTES TRUCHOS

Una de las quejas planteadas también fue que constataron transportes (minibuses o remises) de otras localidades que no se encuentran enmarcadas en la ley, generando una competencia desleal. Y pese a las denuncias realizadas, la Municipalidad local y la comuna involucrada se deslindan de la responsabilidad de controlar esta situación.

Juliana Odetto señaló que desde que se puso en marcha la Nueva Terminal hasta el momento perdieron 60 pasajeros por día, "ya despedí personal y voy a seguir despidiendo. Si sigo así, en tres meses tengo que cerrar la puerta".

Los concejales parecieron sorprendidos ante esta situación y se comprometieron a transmitir la inquietud de los empresarios al personal de Control Público, para después tomar una decisión.

Comentá la nota