Las empresas de TV por cable estudian reclamar en la Justicia

Las empresas de TV por cable estudian reclamar en la Justicia
Plantean que varios artículos de la ley generan dudas y son inconstitucionales.
Entre Red Intercable, Supercanal, Telecentro y CableVisión (del grupo Clarín) está representada casi toda la geografía de la televisión por cable en la Argentina. Sus principales directivos coincidieron ayer en la segunda jornada del encuentro anual del sector: todos observaron distintos defectos que posee la ley de Medios. Desde la autoridad de aplicación hasta los eventuales plazos de desinversión, los ejecutivos coincidieron en varios aspectos que coloca a sus compañías en zona de inseguridad jurídica.

Los cuestionamientos recayeron sobre los artículos 39 y 40 (sobre plazos para las licencias de la televisión por cable), 45 (obligación de desprenderse de clientes si una empresa tiene más del 35% de mercado) y 161 (facultades de la autoridad de aplicación). "El satélite puede tener una licencia nacional, pero los cables no. A los consumidores no se les da la posibilidad de elegir. El ingreso de las cooperativas al negocio es tan malo como si se lo hubieran permitido a las telefónicas", señaló Carlos Moltini, CEO de CableVisión. "La ley es desastrosa. Vamos al caso de que vence una licencia. La autoridad de aplicación puede tomar mi red, pero en la ley nunca dice cuánto me va a pagar por eso", ahondó José Toledo, de red Intercable, que representa a 235 pymes.

"Le solicitamos al Estado que le de seguridad jurídica a las empresas de capitales argentinos", enfatizó Jorge Méndez Valle, de Telecentro (vinculada al ex legislador Alberto Pierri). "Pareciera que todos los cableoperadores somos delincuentes, traficantes de drogas, nos etiquetaron como bandidos", se indignó Luis Galli, de Supercanal, una firma del grupo mendocino Uno.

Todos los expositores estudian ir a la Justicia para impugnar la ley por sus aspectos inconstitucionales. "Si se exigiera la desinversión en un año, tendríamos que enfrentar la venta masiva de negocios en un mercado chico, en un momento que está expulsando a los inversores. Esto genera operaciones tipo remate", detalló Moltini, cuya firma tiene 3,2 millones de abonados (sobre un total de 6,7 millones de clientes en todo el país). El ejecutivo exhibió un panorama de la tevé por cable en Brasil, Chile, Perú y Colombia. En ninguno de esos países los cableoperadores enfrentan las restricciones que busca imponer la ley de Medios. Tampoco sucede en Canada, México y Estados Unidos, otros territorios mencionados en la norma sancionada por el Congreso. De hecho, Jean Paul Broc -de la mexicana Cablevisión- ratificó esa situación: "Lo que pasa en Argentina es atípico y va en contra de lo que sucede en todo el mundo", opinó.

"Nuestra voz no fue escuchada por los legisladores. Pareciera que hay una sordera colectiva en el Congreso. O que las 530 localidades a las que representamos no importamos.", sentenció Toledo.

"El cable no tiene posibilidades de seguir expandiéndose. En esta brillante idea no se dieron cuenta", ironizó Galli. "En telefonía (ver recuadro), dos empresas tienen 90% del mercado e imponen reglas leoninas. Eso no preocupa a los legisladores", agregó.

"Los pares (pymes del cable) de Venezuela nos contaron que (Hugo) Chávez quiere que todos los canales corten su programación y transmitan sus discursos cuando él habla", mencionó Toledo, "¿No será esa la inspiración de este Gobierno?", se preguntó.

Comentá la nota