Las empresas arrancan con las subas postergadas

Los aumentos van de 1% para productos masivos a 8% para los artículos "premium".
Pasaron las elecciones y los aumentos de precios en los artículos de consumo masivo no se hicieron esperar. Las empresas que, hasta ahora, esperaban la autorización de la Secretaría de Comercio para aumentar sus productos lograron finalmente el aval oficial y van a aplicar, a partir del lunes, incrementos que, en promedio, van del 2% al 6,4%.

Entre los artículos que van a registrar esos incrementos figuran alimentos, bebidas y productos de limpieza.

El lunes pasado, la Secretaría que conduce Guillermo Moreno le dio vía libre a una decena de empresas para remarcar sus productos. Entre ellas, figuran firmas como Kraft Foods, La Serenísima, Molinos, Clorox (Ayudín), Quilmes, Celusal, CBSé y Silsa. En esa tanda, también consiguieron autorización los productos de limpieza de Iberia, que se aplican a partir de hoy, Cicsa (cerveza) y de Gador, que regirán a partir del lunes 20.

A la nómina de los fabricantes que aguardaban el aval para subir los precios, ayer, se sumaron Procenex, con subas del 3% al 6%; Aguas Danone, con un incremento del 2,9% y Colgate, habilitada para subir entre 3% y 3,5% su línea de productos.

En todos los casos, la modalidad para aplicar los aumentos está en línea con lo que se venía haciendo desde que Moreno se hizo cargo de los controles de precios, a principios de 2006. Según esta metodología, la Secretaría venía autorizando subas escalonadas de precios, diferenciando los productos en tres grandes grupos: masivos, selectivos y premium.

Para el primer grupo, las subas en promedio van de 1% a 3%, mientras que para los selectivos se ubican entre 5% y 6%, y llegan al 8%, en algunos casos, para los productos catalogados como premium o de mayor precio. Dos meses antes de las elecciones del 28 de junio, se congelaron todos los permisos para aumentar. Por eso, unas 60 empresas tenían pendiente las autorizaciones.

La política de contención de los precios que lleva adelante el Gobierno estuvo ayer en boca de numerosos empresarios que asistieron al Congreso de Distribuidores Mayoristas (CONAL 2009) que se realizó en el hotel Sheraton. Allí también estuvieron presentes los directivos de las cámaras que nuclean a comerciantes minoristas y también a los supermercados. En ese ámbito, varios representantes de las empresas proveedoras se mostraron dudosos acerca del futuro político del controvertido funcionario encargado de marcar el ritmo de los precios. "Si se va Moreno, puede haber una explosión de precios", opinó apocalíptico un referente del comercio.

En tanto Alberto Guida, titular de la Cámara de Distribuidores Mayoristas (CADAM), reflexionó que las subas de precios son "moderadas" porque la demanda -bastante más acotada, especialmente en los comercios de proximidad- "tampoco permite hacer grandes ajustes", opinó.

Comentá la nota