Las empresas argentinas colocaron un 70% más de deuda durante el año pasado

 Las empresas argentinas colocaron un 70% más de deuda durante el año pasado
Algunas saldrán en el primer trimestre al mercado internacional. Los inversores locales demostraron que hay apetito, más allá de la dependencia de los fondos de la ANSeS
Después de un pésimo 2008, el año pasado las empresas se animaron a colocar más bonos en el mercado de capitales. Pasada la ANSeS-dependencia, en el segundo semestre del 2009 las compañías vieron que había inversores dispuestos a financiar sus colocaciones. Si bien los registros están lejos de las mejores épocas (2006 o 2007, por ejemplo), la resurrección del mercado corporativo es palpable. Según el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), el año pasado, el monto colocado en obligaciones negociables (ON) trepó 68%. Se emitieron un total de 44 obligaciones negociables, mientras que en todo el 2008 se colocaron 20. De hecho, fue el mecanismo que utilizaron las empresas a la hora de hacerse de fondos, ya que otras alternativas de financiamiento (como fideicomisos o emisión de acciones) se redujeron.

Lo cierto es que las compañías ahora están esperando que cierre el canje de deuda del Gobierno para volver a emitir. En los grandes bancos colocadores de ON del microcentro porteño explican que la idea de las empresas es conseguir tasas "unos puntos más abajo que ahora", aprovechando que el soberano –que le pone un piso a las tasas– verá reducidos sus spreads. Empresas de primera línea como Arcor, Cresud, Telefónica y Pan American Energy estarían en esta lista. A este grupo no sólo le sirve que el canje a los holdouts sea exitosos, sino también que el clima financiero global siga recuperándose y mantenga el apetito por riesgo emergente. El JPMorgan calculó recientemente que habrá emisiones por u$s 128.000 millones para los corporativos del mundo emergente este año. Esto demuestra que el atractivo para los grandes fondos de inversión internacional está intacto. En el caso de las empresas argentinas, sólo necesitan que el país vuelve a reinsertarse en el mundo.

Más emisiones

Los especialistas creen que este año el mercado corporativo será más dinámico y habrá más emisiones. De todas formas, y a pesar de la recuperación, los montos emitidos todavía se encuentran (y se encontrarán) bastante alejados de los valores registrados en 2006 y 2007, donde se colocaron más de u$s 3.000 millones en cada año.

Según cuentan en los bancos, las empresas tendrán un amplio menú. Emitir en dólares en el exterior, las más grandes que puedan colocar montos importantes, en el ámbito local, o colocar bonos en pesos, tanto a tasa variable como fija (porque la expectativa a una baja de la Badlar alimenta el apetito por esta última alternativa). No habrá, por el contrario, mercado internacional en moneda local. Los inversores extranjeros perdieron mucha plata, porque la Argentina tiene una política monetaria distinta al resto, en el sentido de que no deja apreciar el tipo de cambio. Emisiones como las de Tarjeta Naranja, Itaú, Río o Macro, que fueron furor en 2007 (el denominado peso linked) no se repetirán. También reaparecerán los préstamos sindicados, o sea cuando un consorcio de bancos se juntan para financiar a una empresa, y el brazo financiero del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional (CFI).

Comentá la nota