Empresarios de última generación

Por: Silvia Naishtat

Si sobran los dedos de una mano para contar compañías argentinas verdaderamente globales, pronto no alcanzarán las dos manos para enumerar a una nueva generación de multis. Y aunque la mayoría de estas firmas nació en un garaje y se despliegan en Internet, detrás tienen empresarios con otra sustancia.

En oficinas pintadas de verde y azul y ambiente de entusiasmo, un licenciado en Ciencias Políticas, Nicolás Tejerina, convenció, junto a su socio, a Chase Colman III, cabeza del fondo de inversión Tiger Global de EE.UU. para que invierta en Bumeran: les depositó US$ 15 millones y dieron el salto a la región con el sitio especializado en avisos para búsquedas de empleo. Facturan US$ 20 millones, ganan 30% antes de pagar impuestos y su principal activo es una fabulosa base de datos con 5,2 millones de CV.

Hay otros casos en segmentos de lo más variados. Martín Migoya, de Globant, explica que la tecnología es el corazón de cualquier empresa, por lo que proveer esos servicios ayuda a un modelo de negocios sólido. Globant incorporó al fondo RiverWood, que le dio más oxígeno financiero, y contrató al ex Google Gonzalo Alfonso para cotizar en el Nasdaq, la Wall Street de las tecnológicas.

Mercado libre, sobre los hombros de Marcos Galperín, de 38 años, ya cotiza en el Nasdaq. Para el inversor Lisandro Bril es emblemática, con un valor de mercado de US$ 1.000 millones y una plataforma con 700.000 transacciones por el equivalente a US$ 7.000 millones. A Despegar.com, creada por Roberto Sauvignon, acaba de ingresar otro fondo de EE.UU. Sonico, de Rodrigo Tejeiro, hijo del economista, recibió un aporte de Alec Oxenford para armar una red estilo Facebook por el continente.

Según Tejerina, el éxito temprano de Patagon, vendida en el 2000 en US$ 528 millones al Santander, ayudó al boom, aunque meses más tarde explotara la burbuja y se viviera una carnicería. Migoya asegura que ahora las cosas son distintas. Y, tal vez por eso, se unieron los que invierten en el sector. Entre ellos, Sebastian Bagó, Eduardo Elsztain, el Santander y los fondos Pegasus, Holdinvest y Advent.

Comentá la nota