Empresarios del turismo se oponen al régimen de veda

La prohibición comenzará a regir en fechas diferentes, según la zona de la provincia de la que se trate. Los cabañeros aseguran que la medida es discriminativa porque perjudica la actividad económica a las firmas del Norte provincial. Los pescadores comerciales solicitarán ayuda económica al Gobierno.
Los empresarios de firmas turísticas critican la disposición gubernamental que reglamenta la veda para la pesca deportiva en Corrientes.

La crítica que hacen los inversores de la zona Norte de la provincia se relaciona con el adelantamiento de la fecha de inicio de la prohibición. Explican que en años anteriores el cese de la actividad pesquera se fijó desde el día 11 pero este año comenzará el primero de noviembre.

"Tuvimos que cancelar todas las reservaciones para esos diez días. Perdimos mucha plata, porque siempre la gente viene diez o veinte días antes del comienzo de la veda", explicó Carlos Bravo Bonpland, titular de una cabaña de Paso de la Patria.

El empresario criticó la disposición del organismo gubernamental al decir que el momento en que se dio a conocer la medida fue inapropiado. "Anoche -29 de octubre- visaron que la veda comenzaba el 1 de noviembre. En tres días no podemos volver a negociar con los clientes, tuvimos que suspender los contratos". El empresario indicó que el cambio perjudicará a la economía de las localidades en las que existen emprendimientos turísticos relacionados con la pesca. "El domingo, van a ver que Paso de la Patria va a ser un cementerio", comentó el empresario para hacer una analogía con la quietud que considera que existirá el fin de semana por la falta de turistas.

En tanto, desde otra firma indicaron que un porcentaje de los turistas pospuso la fecha de visita hasta que se levante la fecha de la prohibición debido a que habían abonado de antemano los servicios que se les prestaría. Sin embargo, aseguraron que gran parte de las reservaciones se perdieron después del anuncio de la veda.

El inicio de la controversia

El mandato gubernamental que dispone la veda tiene como finalidad "proteger en general las especies ícticas y en particular aquellas que son objeto de mayor presión de pesca". La medida rige "en aguas jurisdiccionales de la Provincia de Corrientes, río Paraná, desde el kilómetro 1.231 -Punta Santa Ana- hasta el límite de la provincia de Entre Ríos; río Uruguay en toda su extensión provincial".

La disposición, sin embargo, indica distintas fechas de inicio de la prohibición, según la zona de la provincia de la que se trate, cuestión que generó duras críticas por parte de los pescadores comerciales y empresas turísticas contra los funcionarios gubernamentales del Ministerio de la Producción.

La Dirección de Flora y Fauna establece que la prohibición de pescar y de transitar por el río con artes de pesca o carnadas comienza el 10 de noviembre hasta el 31 de diciembre desde la zona llamada Punta Santa Ana -km 1.231 del alto Paraná- hasta el límite con Entre Ríos.

El régimen de veda para la zona Norte es otro. La pesca está prohibida para esta parte de Corrientes desde la Punta Santa Ana hasta el límite con Misiones desde el 1 de noviembre, hasta el 20 de diciembre.

Otro punto del documento habilita la pesca de subsistencia de especies como armado, bagre, manduré, corvina, virreina tararira, chafalote y palometa, "practicada únicamente en su modalidad costa con línea de mano, reels y un anzuelo sólo para consumo propio". Pero además queda prohibida la extracción de especies utilizadas como carnadas vivas.

Por otra parte, quedó establecida la obligación de colocar mallas en las tomas de agua a las empresas agropecuarias que utilizan los causes naturales para evitar la succión de huevos y alevines.

OPOSICIONES

"Las fechas que pusieron nos perjudica a todos, porque no se puede transportar elementos de pesca ni carnada en la zona de veda y mucho menos pescado", explicó un empresario cabañero para luego indicar que existe imposibilidad en que los turistas que vengan a Paso de la Patria puedan ir a pescar aguas abajo.

Desde el punto de vista de los cabañeros la disposición fomenta la práctica ilegal de la actividad. "Dicen que para pescar aguas abajo de Punta Santa Ana tienen que sacar los permisos en Corrientes. Pero eso no sirve, porque los pescadores van a estar obligados a evadir controles de Flora y Fauna, cuando vuelven".

Los cabañeros que tienen sus negocios en la zona Norte piden que el período de veda tenga fechas de inicio y de final para toda la provincia en forma general. La propuesta fue expresada ante los funcionarios gubernamentales "pero es imposible negociar ¿a quién vamos a reclamar? La fecha ya está y no van a cambiarla más", se quejan.

Pescadores comerciales piden subsidio al Estado

Los pescadores comerciales piden que se les otorgue una ayuda económica de 1.300 pesos durante la época de veda, porque aseguran que la prohibición de capturar peces los perjudica.

Dicen que seguirán la captura de peces ante la falta de respuesta del Gobierno. Se fundamentan en que la falta de pesca dejará sin trabajo a muchos trabajadores del río, pero también aseguran que el Estado está en condiciones de pagar la ayuda porque "no son tantos" los que necesitan.

El año pasado, durante el período que estuvieron imposibilitados de pescar, el sector recibió 700 pesos y la entrega de dos módulos de mercaderías, cuyo costo rondaba en total 300 pesos. Para este año, los malloneros y espineleros reclaman un canon de 1.300 pesos equivalente al costo de la canasta familiar.

El reclamo se realiza ante una complicada situación financiera provincial por falta de ayuda del Estado nacional, como también en medio negociaciones de aumento salarial entre funcionarios provinciales con los gremios de trabajadores estatales.

Ante la situación, desde Recursos Naturales criticaron el esquema de subsidios al tiempo de indicar que este año la comercialización de pescado fue mínima, situación que demuestra que los pescadores tienen otras alternativas para afrontar el costo de vida.

En tanto, en la Cámara de Diputados se analizan proyectos para que los pescadores abandonen la captura de peces en el río sin perder las fuentes laborales.

ALTERNATIVA

Un sector de los trabajadores del río propone que la veda comience en diciembre pero que tenga un acotado tiempo de vigencia.

Este año la prohibición de pescar durará cerca de 50 días como lo establecen leyes vigentes. Hasta el año pasado en Corrientes la medida permanecía durante 40 días. El incremento del tiempo los pescadores lo consideran "muy perjudicial", pero también aseguran que la medida fue tomada en forma "arbitraria", aún cuando las normas legales evitan dejar la posibilidad de fijar la veda en forma consensuada, como esperaban.

"Esta vez el tiempo es mucho mayor que el de años anteriores. Los pescadores son de familia numerosa y en ese sentido, hay 1.200 de ellas que alimentar durante 50 días, así que la entrega del pago del subsidio se hace necesario pese a quien le pese", indicó un pescador de esta Capital.

Comentá la nota