"Una vez más los empresarios del transporte toman de rehén al Ejecutivo Municipal y a los usuarios"

Lo afirmó la concejal, Viviana Roca, quien además remarcó que "no existe decisión política" para autorizar la colocación de monederas en el transporte público de pasajeros, sistema al que calificó de "obsoleto, ineficaz, e ineficiente".
Además, defendió la utilización de tarjetas por aproximación y desestimó que para afrontar los costos de implementación de esa modalidad, los transportistas deban incrementar las tarifas. En tanto, AMETAP ratificó este miércoles su pedido de un aumento del 21,7% en el precio del boleto de colectivo.

Mediante un comunicado de prensa titulado "Falsas premisas, falsas opciones", la concejal, Viviana Roca, criticó duramente la postura de los empresarios del transporte públicos de pasajeros, quienes insisten con la instalación de monederas en las unidades.

En ese sentido, la edil consideró que "una vez más los empresarios de transportes toman de rehén al Ejecutivo Municipal y con él a los usuarios", y enfatizó que: "Tras un largo camino, arduas discusiones y esclarecimientos, los Concejales han definido, con la normativa vigente de su parte, que el sistema que cubre todas las necesidades del caso (transparencia, eficiencia y comodidad del usuario) es el de las tarjetas electrónicas de aproximación".

"También –argumentó- implican un menor costo de obtención y mantenimiento que el actual sistema y también de los costos en que se ocurriría de instalar y mantener monederas", al tiempo que puntualizó que "la primera premisa" es que "no existe decisión política mayoritaria de permitir la implementación de un sistema ya obsoleto, ineficaz, ineficiente y que no cubre adecuadamente las necesidades de información confiable y de comodidad para el usuario".

A su vez, Roca indicó que, como segunda premisa, "los empresarios plantean que no tienen dinero para hacer el cambio por el sistema adecuado", mientras que, por su parte, "el Ejecutivo Municipal sostiene que no está contemplado el posible aumento del boleto".

"Entonces se concluye que todo debe seguir igual", apuntó en esa línea, y cuestionó que "no se explicita una conclusión oculta y falaz: La única posibilidad de cambiar de sistema es aumentar el boleto".

Según estimó Roca, la situación planteada es "extraña" debido a que "los empresarios ofrecían las monederas ya compradas y, sin esperar autorización alguna, hasta habían invertido en preparar los vehículos para su instalación, en un proceso indudablemente costoso". "Para eso sí tuvieron fondos", advirtió.

En consecuencia, la concejal kirchnerista reparó en que "lo que hoy tendrían que hacer es una inversión (en la nueva tecnología) y no un gasto. Es decir los ponen (sale plata) pero después hay que mantenerlo solamente, no seguirlos comprando. Y el costo de mantenimiento y operación del nuevo sistema es sensiblemente más económico que el actual". "¿Porqué podemos afirmarlo aún sin tener los números exactos? Por las ventajas del nuevo sistema. Por ejemplos: ¿Cuánto gasta hoy la UTE en mantener personal y gastos de los puntos de expendio? El nuevo sistema permite que la recaudación se haga en cualquier lugar: bancos, dependencias estatales, polirrubros, estaciones de servicio, etcétera; y puede ser, tranquilamente, sin que ello atente contra algún derecho de los empresarios, que la recaudación y movimiento inmediato de fondos quede a cargo del Municipio siempre que el sistema permite conocer inmediata y diariamente a quien 'pagar' los servicios efectivamente prestados", argumentó.

"Aclaremos aún más –señaló en otro párrafo-: si se pretende aumentar el boleto para financiar el cambio ¿Qué debería hacerse una vez recaudada la suma necesaria? ¿Volver el boleto a su precio anterior? Porque sino se produciría un "enriquecimiento indebido? Y, si como afirmamos, el gasto de mantenimiento es luego sensiblemente inferior al actual, ¿seguirán rebajando el boleto? Permítasenos dudarlo. Por ello podría ser considerada la posibilidad de conseguir financiamiento para el cambio con apoyo del poder público y, dadas las ventajas económicas que el nuevo sistema implica para los empresarios, se puede negociar con ellos una rebaja inmediata del boleto no un aumento".

"De esto último también se puede dudar. De lo que no existe duda es de que, nuevamente, ‘nos están enroscando la víbora’, y la comunidad está cansada de ello. Son muchísimos años de despojo, corrupción y mal servicio. La tecnología hoy nos permite que todo se haga mejor y para beneficio real de todos. No quedan más excusas", concluyó.

AMETAP RATIFICÓ SU PEDIDO DE AUMENTO DEL BOLETO

Por su parte, este miércoles la Asociación Marplatense de Empresas del Transporte de Público de Pasajeros (AMETAP), a través de una nota firmada por el Presidente de la entidad, ratificó ante la Comisión de Transporte del Concejo Deliberante el pedido de incremento tarifario ad referendum de la instalación de nuevas tecnologías para el cobro de pasajes en el sistema de Transporte urbano de pasajeros.

Cabe recordar que días atrás, los empresarios transportistas solicitaron una suba del 21,7% y un año de recaudación "para poder pagar la inversión que requiere la tarjeta de aproximación".

En la oportunidad también pidieron que "se contemplara una situación de emergencia para los prestadores del servicio".

Comentá la nota