Empresarios de Tartagal cuestionaron los créditos blandos y pidieron subsidios.

Empresarios de Tartagal cuestionaron ayer los créditos blandos que el gobierno provincial le sofreció a los afectados por el alud, y reclamaron subsidios para el sector. Además, se mostraron en contra del diferimiento impositivo dictado por el gobernador Juan Manuel Urtubey, y solicitaron la exención lisa y llana de los tributos.
Fue en una conferencia de prensa que la comisión directiva del Centro Empresario de Tartagal (CET) brindó en la Cámara de Comercio e Industria de Salta, invitados por su titular, Daniel Zózzoli.

Los representantes de empresarios y comerciantes tartagalenses no sólo criticaron las dilaciones en la asistencia por parte de la Provincia, sino que la consideraron insuficiente para recuperarse de las pérdidas que dejó el alud.

En diálogo con Nuevo Diario, el presidente del CET, Dante Galeano, explicó que muchas de las compañías afectadas no están en condiciones de afrontar ni siquiera los créditos blandos con tasa subsidiada. “Bienvenidos sean los créditos blandos, pero no se puede recuperar en 4 años (el plazo del préstamo) la pérdida de más de 20 años de trabajo”, aseguró.

A su vez, explicó que el diferimiento impositivo provocaría que los empresarios deban afrontar las cuotas del préstamo junto con las cargas tributarias diferidas.

Galeano relató que como no hubo una resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en ese sentido, algunos empresarios afectados por el alud están siendo intimados a pagar esos tributos. “Ni siquiera tienen la información, porque se la llevó el barro”, aseveró.

100 empresas

“Ya ha pasado un mes desde el alud y hubieron muchas reuniones, pero todavía no se concretó nada. La Problemática requiere medidas urgentes y en forma inmediata”, señaló Galeano.

Según relató, un centenar de negocios sufrio graves pérdidas materiales que obligaron, a muchos de ellos, a dejar de trabajar y, por ende, a despedir empleados. De las 100 carpetas que reunieron entre los empresarios afectados, la mitad calculó sus pérdidas materiales por encima de los 20 mil pesos.

“Necesitamos reiniciar nuestras tareas normales y contener a los empleados, porque de cada empresa depende mucha gente”, concluyó el tartagalense.

El gobierno provincial había dispuesto el otorgamiento de 2 millones de pesos en créditos a tasasubsidiada del 8%, para aquellos empresarios o coemrciantes de Tartagal que hubiesen sido afectdos por el alud. El anuncio se empezaría a implementar la semana que viene.

La Dirección General, por su parte, decidió diferir hasta el 16 de junio el vencimiento de los impuestos a los comerciantes que tengan su domicilio fiscal en la zona afectada por el alud.

Comentá la nota