Empresarios, del tango al ballenatoc

Por: Silvia Naishtat

Si hasta hace poco la realidad de Medellín eran crímenes cometidos por el narcotráfico, los paramilitares y la guerrilla, la ciudad actual -en medio de montañas, cultivos de flores y cuidadosos espacios públicos- parece un lugar de ficción.

Un dato: hay varias empresas argentinas poniendo sus fichas. Es el caso de Techint que se había batido en retirada de Colombia en 2004, tras el secuestro de varios de sus ingenieros. Con su controlada Tecpetrol abrió oficinas en Bogotá el año pasado, cuando resultó ganadora de tres áreas de exploración en Campo Rubiales. Dicen que están cerca de encontrar petróleo. Con su departamento de ingeniería, hoy se juegan a construir tres centrales hidroeléctricas. Impsa, de Pescarmona, también se gana la vida en Colombia vendiendo turbinas. Acaba de colocar tres para la central Porce III. A todos llamó la atención que en la exposición que organizó el BID para exhibir sus inversiones en proyectos regionales, Impsa y Techint fueran las dos únicas firmas privadas de América Latina con stand.

Michael Chu, de indudable acento porteño, es otro de los que dan la nota en esta Asamblea del BID. Socio del fondo Pegasus (dueño en la Argentina de Farmacity, Musimundo y Freddo, entre otras), consiguió para su fondo Ignia un préstamo de US$ 25 millones del BID, que refuerza otra participación del banco junto a inversores hasta sumar US$ 60 millones. Chu pondrá en marcha un sistema de salud, educación y vivienda "privado y rentable pero al que tenga acceso la base de la pirámide", el eufemismo que se usa para designar a los más pobres. Chu no le ve salida a la crisis por ahora, pero logró convencer que este tipo de iniciativas da resultado y deja ganancias. Ya comenzó en México y aterrizará en Colombia.

El embajador Martín Balza contabiliza unas 25 empresas argentinas establecidas en Colombia. Se destacan laboratorios, alimenticias, bodegas, editoriales y textiles. El comercio bilateral con Colombia es pequeño. Ocupa el lugar 22 en importancia para nuestras exportaciones (soja, trigo, maíz y medicamentos) que han crecido desde 2007 y alcanzan US$ 807 millones. Les importamos (carbón y polipropileno) por US$ 120 millones.

Comentá la nota