Empresarios y ruralistas hacen frente común para marcar la agenda económica

Empresarios y ruralistas hacen frente común para marcar la agenda económica
El sector rural avanza en el Congreso con una baja de retenciones al 25% para la soja, se reunió con hombres de las principales compañías del país para acordar pasos a seguir
Las empresas más grandes del país le dieron ayer un espaldarazo al sector rural, que no le habían dado ni siquiera en tiempos de la batalla por la resolución 125 sobre retenciones móviles. Los líderes agropecuarios nacionales recibieron ayer en La Rural a los más encumbrados representantes de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) para acordar puntos en común de la agenda económica que quieren discutir con el Gobierno.

"Como entidades constituidas por hombres y mujeres de la producción, tenemos un fuerte compromiso por trabajar juntos para hacer frente a los desafíos sociales y contribuir al fortalecimiento del federalismo y al desarrollo del interior del país", indicaron AEA y la mesa de enlace en un comunicado conjunto. "Hubo acuerdo en que la actual situación del país hace imprescindible volver a motorizar las energías del sector privado argentino", agregó.

Pasadas las 19, el presidente de AEA, Luis Pagani (Arcor); Gustavo Grobocopatel (Los Grobo); Luis Betnaza (Techint); Héctor Magnetto (Grupo Clarín); Daniel Lacroze (Maizar); Enrique Cristofani (Banco Santander); Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó) y Jaime Campos (director ejecutivo de AEA), llegaron al predio que desde el jueves albergará a la centenaria exposición rural. Allí los esperaban los presidentes de Sociedad Rural (SRA), Hugo Biolcati; Confederaciones Rurales (CRA), Mario Llambías; Federación Agraria (FAA); Eduardo Buzzi, y Coninagro, Carlos Garetto, entre otros dirigentes.

En las dos horas de reunión, los empresarios terminaron de acercar posiciones, luego de días de intensos contactos telefónicos. La relación entre la mesa de enlace y la entidad que agrupa a las empresas más influyentes del país se había deteriorado luego de la falta de compromiso de AEA –así como también de otras representaciones empresarias– con el reclamo rural en contra de la resolución 125, con la que el Gobierno intentó sin éxito subir retenciones e instaurar su movilidad.

Pero el contexto es claramente otro. El fin de semana, AEA difundió un paper con doce propuestas proempresa para incluir en el diálogo intersectorial lanzado por el Gobierno. Entre ellas, se destacan la libertad de precios y la baja de retenciones, dos banderas del reclamo ruralista.

Antes, la mesa de enlace llevó sus propuestas en estos dos puntos a los líderes de los bloques opositores de Diputados. Los ruralistas pidieron llevar las retenciones a la soja al 25% y segmentarlas para que las primeras 700 toneladas queden exentas del impuesto y entre las 700 y las 1.500 toneladas paguen ese 25% a cuenta de Ganancias. Y propusieron quitar las retenciones al trigo, el maíz, la carne y los lácteos. "La propuesta es muy similar a nuestra", dijo el jefe del bloque de diputados de la Coalición Cívica Adrián Pérez a El Cronista.

Además, el ruralismo pidió restringir las facultades de la Oficina Nacional de Control del Comercio Agropecuario (Oncca) para liberar exportaciones.

Comentá la nota