Empresarios quieren frenar a la CGT

La UIA y la Cámara de Comercio criticaron el pedido de limitar los despidos; dicen que sólo contribuye a aumentar la incertidumbre.Por: Francisco Olivera
Decididos a terminar con la timidez que los enmudeció durante los últimos años, varios empresarios argentinos volvieron ayer a levantar la voz. El desencadenante fue, esta vez, una creciente inquietud que los viene asaltando por la proliferación de propuestas sindicales que buscan limitar los despidos. Hombres de negocios argentinos dispuestos a reclamar en tiempos de crisis.

"Más incertidumbre", lo resumió Juan Carlos Lascurain, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), en comunicación con Radio 10. "Si hoy un empresario tiene incertidumbre para hacer una inversión, esto le agrega un poquito más."

La Federación Industrial de Santa Fe se reunirá hoy para tratar ésta y otras preocupaciones. El promedio de caída de ventas en la provincia está en un nivel alarmante: entre 30 y 40% en el transcurso del año en relación con el mismo lapso de 2007. "Esto no es de ahora, este deterioro empezó en marzo", se quejó un industrial santafecino. Cuero, indumentaria y maquinaria agrícola son allí los sectores más golpeados por la crisis.

"Lo qué más preocupa es la incertidumbre", indicó José Luis Basso, dueño de la fabricante de válvulas Basso, de Rafaela. En este contexto, dicen, intentar prohibir o limitar despidos, como lo propone el jefe de la CGT, Hugo Moyano, será contraproducente. "Nadie despide con alegría -sostuvo Carlos de la Vega, de la Cámara Argentina de Comercio-. En la medida en que las empresas pueden postergar esas decisiones lo hacen. Pero si lo único que escuchan es que después va a salir más caro, se obtiene el efecto contrario."

Incrédulos con Moyano

Algunos industriales no le creen a Hugo Moyano. "No se lo veía tan preocupado hace un mes. Los problemas vienen desde hace algunas semanas", se exasperaba anoche uno de los empresarios con influencia en la UIA, alguien que ve en la iniciativa sindical sólo una reacción ante el fallo de la Corte Suprema que habilita la libertad sindical. "Desgraciadamente la Argentina tiene estas cosas: se politiza todo", agregó el empresario.

Otros creen que la decisión perjudica también a las empresas. "Abrieron la caja de Pandora -dijo Teddy Karagozian, de la textil TN Plátex-. Van a buscar delegados viendo quién es el que se porta peor, quién consigue más cosas en el corto plazo. Estoy muy preocupado porque la Argentina, que ya de por sí es caótica, aportó un problema más."

Automotrices, frigoríficos y curtiembres ya redujeron horas extras o aplicaron suspensiones. Hay quienes dicen sufrir caídas de hasta el 30% en Buenos Aires y Córdoba, con lo que los despidos serán inevitables. "¿Qué pasa si nos quedamos sin empresas? -se alarmó Héctor Méndez, presidente de la Cámara del Plástico-. No despedí a nadie, pero el hilo se corta por lo más delgado. Haré esfuerzos si todos lo hacen y contribuyen a la paz social. Con lo que vale un empleado nadie va a echar caprichosamente a nadie, sino cuando no tenga más remedio. El laburo lo damos nosotros. Los que ponemos los glóbulos rojos somos nosotros."

El desplome del crédito y el alza en las tasas de interés desvelan a unos cuantos. "Ningún negocio honesto puede sobrevivir con una tasa superior al 35 por ciento anual", se quejó Méndez. Para peor, dicen, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, los sigue de cerca con sus particulares relevamientos de costos y precios. "Moreno está en el mercado", resumió un industrial.

Y quien habla de Moreno habla de estadísticas forzadas. "¿Yo me pregunto -afirmó con sorna un directivo de una empresa del conurbano-, si el desempleo es del 7 por ciento, ¿por qué se está pensando en la doble indemnización? ¿No era que se eliminaría por debajo de los dos dígitos?"

Otro temor que cunde en algunas compañías internacionales es que la reestatización del sistema previsional se convierta para el Gobierno en una herramienta para repartir susbsidios y evitar despidos. "Puede haber una repartija del reparto, va a ser parte del desorden", evaluaba un ejecutivo de una firma europea.

Los empresarios hablan a diario con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Algunos le transmitirán en las próximas horas estas cuestiones. "No podemos firmar nada -dijo el director de una compañía en Córdoba-. Podrá haber un acuerdo de buena voluntad por un tiempo porque este gobierno es muy mediático, pero no se puede acordar nada definitivo." Lascurain intentó apaciguar el miedo a los despidos. "Hubo algunas suspensiones o reducción de jornadas laborales en el sector automotor y autopartista. Pero no hay que trabajar desde la confrontación sino desde el consenso", dijo.

Advertencias

Empleo: los empresarios creen que los proyectos para limitar los despidos podrían provocar el efecto contrario, porque disuadirán a los empleadores que estén pensando en incorporar personal y apurarán a quienes estén analizando despidos.

Panorama: automotrices, frigoríficos y curtiembres ya redujeron horas extras o aplicaron suspensiones. En las provincias de Buenos Aires y Córdoba hay empresas que dicen estar sufriendo caídas de actividad hasta el 30%, con lo que los despidos serán inevitables.

Política: algunos industriales creen que la reacción de Hugo Moyano, jefe de la CGT, no se debe a una preocupación genuina por la situación laboral, sino al fallo de la Corte Suprema que habilita la libertad sindical.

Comentá la nota