Los empresarios pidieron "consensos básicos"

En el cierre del Coloquio de IDEA advirtieron la necesidad de construir consensos básicos sobre hambre cero, calidad educativa y la propiedad privada, entre otros temas.
El 44° Coloquio del Instituto de Desarrollo Empresarial de Argentina (IDEA) concluyó ayer en esta ciudad advirtiendo la necesidad de "construcción de consensos básicos sobre los temas de hambre cero, la calidad educativa, la propiedad privada, el respeto entre los vínculos legales entre partes, la inserción internacional con un alto valor agregado, el respeto por las instituciones y las articulaciones entre el sector público y privado". En la última jornada no asistieron funcionarios del Gobierno nacional, incluso aquellos que habían comprometido su asistencia, como el titular de la Anses, Amado Boudou.

Luego de una agitada jornada final, el tradicional encuentro de empresarios culminó con la habitual cena, en la que hicieron uso de la palabra el presidente de IDEA, Gustavo Ripoll, y el titular del coloquio, Carlos Tramutola, tal como había sucedido en la inauguración.

En el marco de las conclusiones, el coloquio también mencionó la urgencia de contribuir al desarrollo de un plan a mediano plazo que dé un marco consensuado a las decisiones que tanto el sector público como privado deben tomar en cada instancia. Además, aseguraron que "hay que aprovechar las instituciones y los actores sociales que tenemos para construir redes con propósito común y participar, comprometernos y dedicarnos a estas tareas más allá de nuestra misión de creación de riqueza en el seno de nuestras empresas."

Mientras que Ripoll se manifestó "muy muy conforme" con el desarrollo del evento (ver aparte), el titular del mismo aclaró que "hemos podido tratar los cuatro ejes temáticos que teníamos planteados, pero es inevitable tratar temas de actualidad".

En ese sentido, parafraseó a Mario Blejer, quién aseguró que "más que un pronóstico incierto hay confusión", a la vez que confesó que "los empresarios sienten que algo está pasando, que algo está cambiando en el mundo y los empresarios locales debemos estar lo mejor posicionados posible para cuando pase esta crisis".

En tanto, el último panel vespertino estuvo referido a "La Economía Argentina: Oportunidades y Desafíos", protagonizado por Javier González Fraga, Federico Sturzenegger y Bernardo Kosacoff, que a último momento aceptó reemplazar al titular de la Anses, Amado Boudou.

En su alocución, el referente del Movimiento Productivo Argentino (MPA), Javier González Fraga, aseguró que no iba a hablar "mucho de la coyuntura, sino más bien de soluciones para salir" de lo que se negó a llamar crisis pero calificó como "rumbo a la colisión".

En ese sentido, auguró para el país "una brusca desaceleración económica y un debilitamiento del círculo virtuoso que duró del 2002 al 2005", lo cual de acuerdo a su opinión acarreará "aumento del desempleo y de la pobreza".

En ese sentido, se preguntó "cómo un gobierno que se dice progresista aumentó desde enero de 2006 4,5 puntos del Producto Bruto y al mismo tiempo subió la pobreza 5 puntos", para responderse que "estos desatinos de política económica existen desde que Néstor Kirchner es el ministro de Economía de la Nación".

A su turno, el titular del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger, dijo "no ser tan pesimista" en relación a la crisis financiera mundial", avizoró "una salida suave" y aseguró que "el mundo sigue ofreciendo oportunidades importantes".

Ya en el ámbito nacional, aseguró que existen "errores de política, que este año se profundizaron" y explicó que "el default es el último recurso de un país en problemas, y cuando eso sucede en un año de boom económico es muy difícil convencer a los acreedores que se va a cumplir".

Asimismo, calculó que "los datos de la inflación manipulada desde diciembre de 2006 a agosto de 2008 fue del 17 por ciento".A su turno, el director de la Cepal, Bernardo Kosacoff, se rió de su condición de suplente en el país y no dudó en calificar a la Argentina como "la economía más volátil del mundo", lo cual trajo aparejadas "características no del todo positivas, como ser un laboratorio vergonzoso de regresión social, lo que es un desafío pendiente".

También aseguró que "estamos acostumbrados a vivir en crisis", lo cual resulta -según su opinión- "complicado para las empresas, porque la incertidumbre no ayuda en la base de los negocios".

Comentá la nota