Empresarios y oposición presionan para bajar las tasas, pero el oficialismo sostiene la suba

Camaristas convocaron a una reunión, pero sólo fueron los opositores. En el oficialismo creen que se trata de un sector privilegiado pese a la crisis, porque pagan la Tasa Unificada a la Actividad Económica de acuerdo al nivel de movimiento y no alícuotas fijas como el resto de los contribuyentes.
Un nuevo frente de confrontación se abrió entre los bloques del oficialismo y la oposición, en el marco de la presión que ejercen los empresarios nucleados en la Cámara Empresaria Tandil (CET) para que se retrotraiga el último incremento en la Tasa a la Actividad Económica que sancionó el Concejo Deliberante.

El lunes por la noche, desde la CET lograron convocar a legisladores de la oposición, pero desde el oficialismo no sólo no concurrieron a la cita sino que además redoblaron las críticas a los empresarios que, a su entender, aprovechan el contexto de crisis para avanzar sobre la cuestión tributaria.

La polémica está centrada en un proyecto que presentó en marzo un sector del Frente para la Victoria.

El concejal del FPV Facundo Llano, acompañado por sus pares Adriana Calvar y María Rosa Toncovich, presentó dos proyectos de ordenanza que permanecen en comisión y contemplan la exención de tasas a los sectores afectados por la crisis.

La iniciativa procura aportar herramientas de carácter local, a los fines de mitigar los efectos negativos que la crisis produce en los vecinos.

Las propuestas contemplan las "exenciones totales o parciales o prórroga de pago de la Tasa Unificada a la Actividad Económica (TUAE) y las correspondientes a la actividad productiva desarrollada, a aquellos sectores de la actividad económica del partido de Tandil en los que la afectación de su funcionamiento habitual resulte verificable de manera fehaciente".

La misma se destina a los empresarios que están siendo afectados y se refiere a cualquier sector de la actividad económica de Tandil. Asimismo, estarían "exentas de la Tasa de Servicios Sanitarios, la Tasa Retributiva de Servicios y la Tasa por Conservación de la Red Vial aquellas personas físicas que cumplan los siguientes requisitos: que presenten problemas de empleo derivados de la crisis económica y se hallen inscriptos en el registro que el Departamento Ejecutivo abrirá al efecto".

El proyecto normativo establece en sus vistos "la preocupación existente respecto a la situación de los vecinos afectados por la crisis económica mundial y su repercusión en nuestro distrito", y considerando que los ediles hacen "propios los fundamentos de elevación del proyecto Proempleo, al sostener que resulta imperioso promover iniciativas de origen local tendientes a contribuir y mitigar los efectos negativos de la referida situación de crisis".

Los ediles sostienen que "se torna imprescindible ejercer las facultades que tiene el Municipio en materia tributaria, y utilizar la herramienta de exención para casos comprendidos en el contexto de crisis".

Para oficialistas, no hay

ni argumento ni margen

El oficialismo planchó el debate. Primero, porque entiende que los sectores comerciales, industriales y empresariales permanecen en posición de privilegio frente al resto de los contribuyentes, pese al contexto de crisis.

Segundo, porque cree que la oposición presiona acá y se despoja de responsabilidad de las presiones tributarias de Nación y Provincia, cuando se analiza los casos de AFIP y ARBA.

"Es una clara movida política –se quejó ayer un legislador del radicalismo-, porque son los mismos concejales de la oposición que no quisieron acompañar nuestros reclamos por los aumentos y las multas en los servicios de gas y de luz. Esos son los que más siente la gente".

Pero además, en el oficialismo comienzan a plantear que el empresariado tandilense nuestra -una vez más- escasa voluntad contributiva. "En la Cámara Empresaria se siguen oponiendo a la Tasa de Turismo y ahora presionan a una institución como el Concejo Deliberante con esto, cuando pese a la crisis siempre están en una posición privilegiada en comparación con el resto de los contribuyentes", dijo ayer ese concejal a El Eco de Tandil.

Sucede que mientras un comerciante o empresario tributa la Tasa Unificada a la Actividad Económica de acuerdo al nivel de actividad declarada por período, una familia tiene una presión fiscal que nunca está relacionada a lo que le ingresa mes a mes, trátese de un contexto de crisis o de bonanza.

Esa cuenta es la que sacan en el oficialismo para ni siquiera abrir un escenario de reducción tributaria, menos en un panorama en donde la asistencia del Estado crecerá efecto del enfriamiento económico.

"Cada persona que pierde su empleo formal en la ciudad se queda automáticamente sin obra social, y eso impacta en lo que debe cubrir el Estado desde el Hospital Municipal y desde Desarrollo Social. Nunca se puede bajar la recaudación ante ese panorama", advirtió.*

Comentá la nota