Los empresarios mendocinos reclaman una mayor desgravación impositiva.

Entre sus pedidos, los representantes sectoriales solicitan más intervención del Estado en la crisis. Pronósticos.
Como ya lo anunciara Ciudadano en su edición del miércoles 15 de abril, el Ejecutivo se reunió ayer con los representantes de los diferentes sectores productivos de Mendoza para delinear las estrategias para sostener el empleo en contexto de crisis financiera. Ahora, los empresarios esperan que se materialicen los beneficios ofrecidos por el Gobierno.

El gobernador Celso Jaque, autoridades nacionales, empresarios y representantes sindicales de los sectores vitivinícola, metalmecánica, agroalimentario, comercio y turismo, construcción, minería y petróleo analizaron la situación de cada sector productivo y el rol del Estado para proteger el empleo.

"La presión fiscal no permite que los negocios prosperen, lo que provoca desempleos y, a su vez, una importante baja en el consumo. Si hablamos de sostener el empleo, achicar la presión fiscal en cuanto al pago de impuestos debe ser uno de los principales puntos a flexibilizar por parte del Gobierno", declaró el titular de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), José Poquet.

En general, todos los reclamos están relacionados con las desgravaciones impositivas. Según Adolfo Trípodi, titular de la Federación Económica de Mendoza (FEM), "las ventajas para los empresarios son, principalmente, las reducciones de impuestos, por un lado, provinciales (Ingresos Brutos y Patentes) y nacionales (30% de reducción en impuestos, en particular para aquellos con cargas sociales)".

Desde el lado de los petroleros, el titular del sindicato, Julián Matamala, ya aclaró "que no pelearán por aumentos para los trabajadores, sino que en las reuniones priorizarán el mantenimiento del empleo". Para lograrlo, el sindicalista adelantó que hoy firmarán un acuerdo con la Nación para que las empresas productoras cubran el mantenimiento de los trabajos hasta junio.

Por su parte, el sector vitivinícola, uno de los más influyentes en la economía local, enfocaron los principales problemas del sector en las ventas, la previsibilidad y el capital de trabajo. "En este sentido, cualquier reducción impositiva o aporte que pueda realizar el Gobierno para promover la demanda, ayudará a que se puedan mantener las fuentes de ingresos.

Por lo pronto, el Gobierno está reuniendo los aportes sectoriales para armar un informe que permita delinear estrategias financieras para asistir a los productores en el corto plazo.

El caso de la construcción

A pesar de que estaban confirmados como uno de los invitados, el sector de la construcción no fue convocado al encuentro. Hace tres semanas, el Ejecutivo se reunió con representantes del rubro, que no quedaron satisfechos con la propuesta. El titular de la Cámara de la Construcción, Jorge Panella, afirmó que "para el sector, las ventajas que ofrecen no son reales. Si tenemos en cuenta que el rubro cuenta con tasa cero y tiene una libreta de fondo de desempleo, hablar de reducciones en los impuestos no significa una solución". Sin embargo, esperan que se definan los procesos licitatorios y de adjudicación de diversas obras públicas, el principal beneficio que el Ejecutivo puede ofrecer para sostener el empleo dentro de esta actividad.

Diagnóstico. En el encuentro, los empresarios presentaron un informe de la situación de los sectores productivos, así como los efectos de la crisis que deben enfrentar.

Comentá la nota