Los empresarios españoles rechazan el alza de impuestos

Los empresarios españoles rechazaron categóricamente "cualquier subida de impuestos", como la anunciada por el gobierno socialista, y volvieron a reclamar la flexibilización del mercado de trabajo, o sea, disminuir la protección de los trabajadores contra el despido.
Esta demanda la formuló ayer el presidente de la CEOE, la patronal española, Gerardo Díaz Ferrán, ante la ministro de Economía y vicepresidenta segunda del gobierno, Elena Salgado. Reiteró sus críticas anteriores en el sentido de que el aumento en los gravámenes ahondará el descenso del consumo y la creación de empleo.

El domingo pasado, el jefe de gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pronunció un discurso de gran importancia ante el Comité Federal máxima autoridad del partido. "No vamos a abaratar el despido ni recortar los derechos laborales. Habrá más avances sociales y protección social", afirmó Zapatero. Aludiendo a los empresarios y a la oposición conservadora, añadió que "hemos sabido decir 'no' a los poderosos que quieren otro modelo de sociedad y mantendremos las prestaciones y derechos de los afectados por la crisis para mantener la cohesión y la paz social", añadió.

Varios medios afines a la derecha económica o críticos recientes de Zapatero plantearon que el jefe de gobierno se ha "radicalizado" con el discurso del domingo pasado. En realidad, el líder socialista reiteró su política contra la crisis basada en el modelo de defensa de los derechos de los trabajadores y el mantenimiento del Estado de bienestar.

Pero, es evidente que Zapatero ha acentuado un vuelco hacia una posición de izquierda que tiene como primer objetivo amparar a las víctimas más indefensas de la crisis, los trabajadores.

El Partido Popular y la derecha en su conjunto continuaron con su ofensiva insistiendo en la "soledad" de Zapatero que no solo carece de aliados sino que enfrenta críticas internas. Esta interpretación fue contestada por los socialistas. "Zapatero no está solo. Estamos orgullosos del gobierno", insistieron varios dirigentes y la ponencia política final del Comité Federal. El apoyo del partido al jefe del ejecutivo ha sido completo y la ofensiva de la derecha ha producido como resultado que los socialistas cierren filas en torno a Zapatero.

Ante la asamblea socialista, el presidente del gobierno reiteró que "lo peor de la crisis ya ha pasado y esperamos una reactivación en 2010". En una entrevista con la revista norteamericana Newsweek, que se conoció ayer, el líder socialista negó la acusación del Partido Popular de que "España se está hundiendo" y afirmó que "la recesión será menor que en otros países europeos. Nuestro sector bancario ha evitado la crisis y eso ayudará a la recuperación. Nuestra estrategia es la protección social y la reforma del modelo de crecimiento".

Comentá la nota