Empresarios y editores, contra la presión oficial sobre Papel Prensa

Duros comunicados de ACDE y las asociaciones de diarios de todo el país.
La embestida contra Papel Prensa por parte del Gobierno, que busca artimañas para intervenir y hasta expropiar la empresa, sigue sumando voces en contra. En este caso, la movida oficialista fue duramente cuestionada por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), por la Asociación de Editores de Diarios de la Ciudad de Buenos Aires (AEDBA) y por la Asociación de Diarios del Interior de la República Argentina (ADIRA).

"Frente a las medidas de público conocimiento que pudieran tener como objetivo controlar el suministro de papel para diarios, materia prima clave para los medios gráficos, ACDE ratifica su incondicional apego al principio constitucional de libertad de expresión, plasmado en el ejercicio de la libertad de prensa", sostuvo la entidad a través de un comunicado.

El escrito de ACDE agrega que sería conveniente llamar a la reflexión "a quienes tienen la responsabilidad de ejercer la conducción del país, para que en el camino del diálogo, la concordia y el respeto a las leyes no se afecten dichos derechos fundamentales para el sistema democrático".

El Gobierno, a través de su polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, había presentado el jueves una denuncia sobre supuestas "irregularidades" en Papel Prensa en dos reuniones de directorio. Papel Prensa es una empresa privada en la que Clarín tiene el 49% de las acciones; La Nación, el 22,5 %, y el Estado Nacional, el 27,5 %; el restante 1% cotiza en la Bolsa.

AEDBA y ADIRA, que representan a los diarios de todo el país, también salieron al cruce y manifestaron su "honda preocupación" por la situación. "La citada embestida gubernamental, inédita en la historia de Papel Prensa, ha derivado en sucesivas y llamativas renuncias de funcionarios públicos y representantes estatales que conforman distintos órganos la empresa. Se han evidenciado desde presiones a funcionarios, forzando su intervención fuera de sus competencias legales, hasta amenazas físicas y diversas imputaciones genéricas de inexistentes conductas irregulares de la compañía", puntualiza el texto.

Las entidades recalcaron que no es un caso aislado. "Se suma -señala- a un clima enrarecido y caracterizado por los distintos sucesos que le ha tocado vivir al sector gráfico recientemente". Y citó, como ejemplo, "los bloqueos del Sindicato de Camioneros a las plantas impresoras de editores de esta ciudad y un decreto presidencial inconsulto que pretende modificar el régimen de venta y distribución de diarios, revistas".

El jueves, cuando se conoció la denuncia de Moreno, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) había encendido la luz de alarma. "La presión del Gobierno sobre Papel Prensa es una nueva escalada en el hostigamiento oficial contra el periodismo independiente", sostuvo.

Comentá la nota