Empresarios y economistas, escépticos

Afirman que los cambios reafirman la influencia de Kirchner; el nuevo ministro cree que puede convivir con el secretario de Comercio Interior
Los cambios en el Gabinete generaron una sensación de escepticismo entre empresarios y economistas por la falta de señales de cambio, aunque el nuevo ministro de Economía, Amado Boudou, afirma que podrá imponer sus ideas más allá de la presencia o no del polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el principal escollo que ven los hombres de negocios.

Fuentes cercanas a Boudou, que hoy se reunirá con el renunciante Carlos Fernández, indicaron que el joven funcionario "tiene llegada directa con la Presidenta y pudo imponer sus proyectos en todo este tiempo, más allá de otros funcionarios". Cuando se le recuerda a la fuente que la misma ilusión tuvieron al asumir los ministros Miguel Peirano y Martín Lousteau, sentenció ante LA NACION: "Las circunstancias cambiaron", en referencia elíptica al resultado adverso para el oficialismo en las recientes elecciones.

Sin querer exhibir una imagen de confrontación, las fuentes agregaron que es posible dejar a Moreno "en un segundo plano" con el contexto político que se abrió el 28 de junio.

Boudou prometió una "gran sorpresa" para incorporar a su gabinete económico y buscaba definir si Sergio Chodos vuelve a la Secretaría de Finanzas (aunque existe una buena relación con el funcionario que ocupa hasta ahora el cargo, Hernán Lorenzino), o si lo dejaba para seguir manejando el fondo de garantía del sistema previsional de la Anses.

Pero este recambio -y la designación de Aníbal Fernández en la Jefatura de Gabinete-, causaron escepticismo en la mayoría de los economistas y empresarios consultados anoche por LA NACION.

La única esperanza es que Boudou mejore el diálogo con los inversores, y algunos hasta se animan a pensar en un posible acercamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, un empresario cercano al Gobierno durante los seis años de mandato kirchnerista, con un tono que combinaba desesperanza y enojo, dijo que "siguen sin entender la realidad ni lo que pasó en la votación" del 28. Cree que con los cambios de Gabinete se realzará la figura del ministro de Economía, luego de la gris gestión de Fernández, pero no lo suficiente para opacar el poder de Néstor Kirchner.

"De hecho, Boudou era el único de los candidatos a ministro que no puso condiciones en torno de la continuidad de Moreno (presuntamente, a diferencia de la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, entre otros)", agregó.

Para el empresario, la alternativa deseable -aunque poco realista- era "pensar en rearmar un gabinete con influencia de los gobernadores, porque la opción que eligieron son los retazos del poder".

"Más de lo mismo"

Al respecto, José Ignacio de Mendiguren, secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), opinó: "Parece más de lo mismo, porque Moreno sigue; lo que hace falta es un plan económico, un relanzamiento, pero eso no se ve. Igual, hay que dar crédito a los que entran, pero no veo grandes cosas".

El presidente de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, consideró que "a priori no se sabe bien qué va a hacer [Boudou], porque no tiene un curriculum, no es Aldo Ferrer, que tiene una trayectoria y que ha escrito algo".

"No hay que olvidar que de 2006 a la fecha ha habido cinco ministros de Economía. Hasta que no hable y presente una agenda, es difícil dar una opinión", se atajó Mantilla.

Desde la Asociación Empresaria Argentina (AEA), expresaron que esperaban que los cambios fueran "más adelante", aunque evitaron dar una opinión más tajante.

Más contundentes, los economistas consideraron que los cambios anunciados ayer "reafirman la línea de gestión".

Miguel Bein dijo que "no se sabe si su designación va acompañada de un programa económico distinto, aunque está claro que le va a dar al cargo mayor presencia, comunicación y una capacidad distinta para negociar a nivel parlamentario".

Quien fuera profesor de Boudou en la Universidad del CEMA, Jorge Avila, dijo que "en vez de acomodarse a la nueva situación política, el Gobierno ofrece la profundización del modelo". En términos similares se expresó Juan Luis Bour, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Roberto Frenkel, profesor de la UBA e investigador del Cedes, dijo que "mientras siga Guillermo Moreno en su cargo, el ministro es irrelevante". Por su parte, Dante Sica acotó que "los sectores empresarios esperaban cambios por el lado de Moreno".

Comentá la nota