Empresarios dudan de ir al diálogo social ante la resistencia del agro

La historia se repite. Pasó un año desde que los empresarios se negaron a avanzar en el diálogo social sin la presencia del campo y hoy el establishment se encuentra en la misma encrucijada. Aunque en esta oportunidad el Gobierno hizo la invitación y es el agro el que se niega, la industria, el comercio, la construcción y los bancos analizan mantener en stand by el funcionamiento del Consejo Económico y Social con el objetivo de convencer al ruralismo de que participe. De todas maneras, la decisión será tomada una vez publicado el decreto de creación de la entidad, que lleva varias semanas de demora.
La definición sobre qué rumbo tomar se torna aún más difícil debido a las diferencias existentes al interior de las diversas cámaras empresarias. En el caso de la UIA, esta interna se percibe con mayor claridad entre los industriales de sectores más ligados al campo, que consideran que hay que hacer todos los esfuerzos posibles para incluir a este sector al diálogo, y los dirigentes provenientes de rubros menos afines al agro, quienes creen que el Gobierno invitó al ruralismo varias veces y que si no quieren participar, deben quedar vacantes sus lugares.

Estas diferencias serán zanjadas esta tarde en la reunión de comité ejecutivo de la entidad para luego poder concurrir con una idea consensuada a un encuentro del Grupo de los Siete en los próximos días. Fueron varios los industriales que participaron de la inauguración de la 123º Exposición de Palermo y apoyaron el discurso del titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, pero ayer se sorprendieron con las declaraciones periodísticas del dirigente, quien afirmó que la presencia de miembros de la UIA en la Rural "no quiere decir que la industria apoye al campo".

Asimismo, la Cámara Argentina de Comercio analizará el actual escenario mañana, en su reunión de consejo directivo. Fuentes de la entidad dijeron que "hay un espíritu colectivo de tratar de incorporar al campo en el diálogo social". "La situación económica exige un arreglo del problema del agro", agregaron desde la CAC.

El titular de la Cámara de Construcción, Carlos Wagner, aseguró a El Cronista que no le "gustaría que queden los lugares del campo vacíos porque los espacios que no ocupa un sector los ocupa otro". Sin embargo, se animó a arriesgar que, de salir el decreto que conforme el consejo, los sectores designarán representantes.

Comentá la nota