Empresarios consideran inoportuno el reajuste eléctrico

Entienden que no se debe castigar a los consumidores residenciales y comerciales en el inicio de una nueva crisis económica en la Argentina. En la FET, funcionarios dieron detalles técnicos de las alzas y de las medidas para atenuarlas. “Al aire acondicionado lo tengo de adorno”, dijo una comerciante del centro.
En la señorial casona de la Federación Económica (FET) resonó la indignación del sector empresario por el aumento del precio de la luz. Allí se realizó un encuentro entre dirigentes de la central empresaria, hombres de negocios, políticos y representantes de asociaciones de usuarios. Muchos anticiparon que accionarán contra el tarifazo administrativa y judicialmente.

La reunión fue encabezada por el vicepresidente primero de la FET, Oscar Blasco, y asistieron el interventor del Epret, Augusto Contreras; el director de Energía, Sergio Sánchez; el defensor del Pueblo, Jorge García Mena; el diputado José Ignacio García Hamilton (UCR); los legisladores José Cano (UCR) y Osvaldo Cirnigliaro (Partido Laborista); los dirigentes Edmundo Romano y Carlos Petersen (Vecinos y Usuarios Autoconvocados) y empresarios.

Sánchez y Contreras dieron explicaciones técnicas sobre las causas del alza en la tarifa, pero los legisladores y los empresarios insistieron en remarcar que se trata de un problema político y no técnico.

“Desgraciadamene, el oficialismo no vino. Tal vez, la parte técnica está justificada, pero vemos inoportuna la ocasión de aplicar esta suba. Con la crisis que se viene, creo que todos los sectores vamos a tener que comenzar a ajustarnos y el Gobierno tiene que dejar de despilfarrar”, afirmó el secretario de la rama Comercio de la FET, Alfredo Pérez, y representa a comerciantes de Famaillá.

Contreras, por su parte, comentó que, si bien siguen vigentes las resoluciones que determinaron las subas, también lo están aquellas que permiten atenuar el impacto, tanto el de la resolución nacional, como el de la Provincia.

“En casi el 90% de los casos, el incremento responde al alza en el consumo. Esa es la realidad. Si la Provincia no hubiera sacado la resolución de la suba del 12%, estaríamos ante el mismo problema”, dijo Sánchez, director de Energía.

Ricardo Cecilia, vicepresidente del Mercofrut, expuso los problemas del sector. “En enero de 2008 pagamos $ 61.000 y ahora tenemos que abonar $ 93.000 (52% de aumento). Estamos en una situación crítica, ya que no sabemos cómo distribuimos ese porcentaje entre los productores”, manifestó.

En el centro, los comerciantes están molestos. Manuel Calviño, gerente de Tienda San Juan, aclaró que aún no les llegó la boleta, pero dijo que puede intuir que el aumento será un escollo para muchos negocios. “Lo razonable, lo sensato y lo criterioso hubiese sido dar un aumento paulatino, en vez de dar subsidios y de golpe lanzar el chubasco sobre los comercios”, sentenció.

La cajera Fátima Maraz, de un negocio de ropa, aseveró que la factura normal de los veranos llegaba a los $ 1.500 como máximo y que este último bimestre llegó a $ 2.100. Explicó que aún no se sabe si trasladarán ese incremento a los precios. Blanca Lucía, dueña de un local de telas, contó que normalmente pagaban $ 300 por la luz, en esta ocasión les llegó una boleta de $ 500. “Al equipo de aire acondicionado lo tenemos de adorno, pese al calor”, aseveró. Disgustada, Carolina Frangoulis, de la librería El Griego, dijo que en el negocio queda poco margen para el ahorro. “No puedo apagar la heladera del bar, o el aire, porque los clientes se van. Tal vez pueda ahorrar 15 minutos de la vidriera, pero eso no va a cambiar las cosas”, afirmó. En su caso, dijo, el alza fue del 60%.

Comentá la nota