Empresarios de Andorra presentaron anteproyecto para Centro de Esquí

En El Calafate. Los empresarios extranjeros dieron cinco opciones de emplazamiento cercanas a la ciudad. La presentación fue abierta al público a pedido del intendente, quien a su vez aclaró que se realizará oportunamente una Audiencia Pública.
Ayer a las 13 horas, en el Salón de Usos Múltiples de la Municipalidad de El Calafate, se desarrolló la presentación de un anteproyecto para la construcción de un Centro de Esquí en cercanías de la localidad. La propuesta fue presentada, de forma pública, por parte de Joan Viladomat, presidente ejecutivo de Grandvalira, una de las empresas más prestigiosas del rubro en el Principado de Andorra. La actividad contó con la presencia de más de 180 personas, entre autoridades municipales, provinciales y nacionales; además de asociaciones civiles, empresarios y vecinos.

Entre las autoridades se encontraba el intendente de El Calafate, Javier Belloni; el director nacional de Promoción Turística (Sectur), Hugo Sartor; el ministro de la Producción de la provincia de Santa Cruz, el ingeniero Jaime Álvarez; el secretario de Turismo de la provincia de Santa Cruz, Alexis Simunovic, y el presidente del Concejo Deliberante de El Calafate, Miguel Guanes, entre otros.

Se presentaron un total de 5 opciones con diferentes ubicaciones para la instalación de un Centro de Esquí: 4 de ellas dentro de Península de Magallanes y la quinta en el cordón de Cerro Cristales, en cercanías del Lago Roca. Las mismas fueron explicadas a los presentes con mapas satelitales de la zona y placas que indican datos como la superficie esquiable propuesta y la capacidad máxima de esquiadores, que no superó en ningún momento la de 2 mil deportistas.

Luego de la presentación se invitó al público a realizar consultas con respecto al proyecto, aclarando que en este primer paso, más allá del lugar que se elija para el emplazamiento del Centro de Esquí, debería analizarse la posibilidad de contar o no con un emprendimiento de este tipo. En este sentido el intendente Belloni fue muy claro al dirigirse a los presentes: "Primero tenemos que preguntarnos si queremos o no un Centro de Esquí para El Calafate". Asimismo, el mandatario aseguró a los presentes: "No vamos a tomar ninguna determinación que sea en contra de la voluntad popular. Pero sí tenemos que abrirle la puerta y escuchar a quienes han venido con muchas ganas de invertir". En este sentido, el intendente comentó: "Sabemos muy bien, sobre todo desde esta última temporada, gracias al trabajo del CIT y la Cámara de Comercio, que en El Calafate en invierno, por más promociones que hacemos estamos muy lejos de la ocupación plena de nuestra capacidad hotelera, que hoy alcanza a las 7.200 camas". Por último garantizó que se realizará una Audiencia Pública para que "la comunidad decida si queremos o no una pista de esquí en El Calafate".

Con respecto a la metodología de realizar una exposición abierta a la comunidad, Viladomat afirmó: "Lo que nos han pedido en esta oportunidad las autoridades municipales les diría que incluso es poco habitual en Europa. Ellos nos dijeron que no iban a hacer nada en contra de la opinión del pueblo, y nosotros tampoco, les contestamos". Luego agregó: "Si nosotros vemos que aquí no hay un consenso realmente mayoritario de la comunidad y de las autoridades, para que se avance con este proyecto paso a paso, nosotros nos quedamos muy tranquilos en nuestra casa y tal como venimos nos vamos, aunque vendremos regularmente porque este lugar nos encanta, pero no vendremos a hacer nada contra la opinión generalizada del pueblo. La idea nuestra y de las autoridades es ir avanzando paso a paso, haciendo todo de manera transparente, diciendo lo que se va a hacer y luego se hace exactamente lo que se ha dicho".

El proyecto

Joan Viladomat aseguró inicialmente: "Nosotros estamos buscando un lugar donde la gente pueda esquiar en dimensiones de montañas similares a las que tenemos en Andorra, pero que no sea necesario tener 10 mil personas para que estemos todos contentos. El problema que tenemos nosotros en Andorra es que los días que tenemos 10 mil esquiadores en el cerro, que realmente son muchas personas, no llegamos ni siquiera al 30% de la capacidad hotelera cubierta. En Andorra hay aproximadamente unas 50 mil camas, entre hotelería y apartamentos turísticos. Entonces hemos creado un monstruo tan grande que para alimentarlo necesitamos mucha gente. Nuestra perspectiva y proyección de futuro es encontrar localizaciones donde esto no sea necesario".

Con respecto al análisis que realizaron de la localidad, Viladomat dijo: "Opinamos que debe hacerse un dominio que no sea de gran capacidad. No tener gran capacidad no significa no tener un buen dominio. En Bariloche tienen unas 8 mil personas esquiando. Nosotros como técnicos creeríamos que eso aquí sería un error. Vemos que hay montañas para esquiar, pero debería ser un dominio más bajo, porque si no entramos en un desequilibrio. Aquí hay hotelería suficiente, por lo cual el hotelero se convierte en un agente comercial. Las alternativas de las que estamos hablando es crear un dominio de unos 1.500 esquiadores de promedio. Es decir, pequeño, pero que sea de altísima calidad. Tienen un lugar excepcional y un destino turístico que está consolidado".

Con respecto a los estudios de impacto medio ambiental, el empresario fue muy claro al señalar: "Aquí tiene que haber mucha transparencia. No podemos dejar, por ejemplo, que los estudios medioambientales los haga un amigo que tengo. Aquí tendría que ponerse gente local, entidades con mucho prestigio. Si hablamos de impacto ambiental, gracias a los 20 años que hace que vengo a este país, me parece que Parques Nacionales tiene la credibilidad necesaria para avalar el mismo".

Por otro lado manifestó: "es muy importante la transparencia de todo lo que se hace. Como lo he dicho, lo que están haciendo las autoridades aquí no es muy común ni en Europa. A mí me dijeron que lo primero que harían es consultar con el pueblo para ver qué les parece. Hoy aquí no habrá ninguna votación porque no hay un proyecto definido, lo que hay son varias alternativas. Pero a lo largo de los próximos meses, el municipio tiene mecanismos para ir chequeando la voluntad popular e ir consensuando cada paso que se de. La idea es ir explicando cada paso a la comunidad, con los planos y el proyecto, la gente tiene un tiempo prudencial para decidirlo y opinar y luego se va avanzando o no".

Las diferentes opciones

El encargado de la presentación técnica fue Fernando Goya, ingeniero agrónomo de Grandvalira, quien explicó: "Lo primero que hicimos fue buscar montañas con el desnivel necesario para poder garantizar buenas pistas de esquí. Por otro lado hay que agregarle el factor de las precipitaciones. Esto significa necesariamente ir hacia la zona de los glaciares. Conforme se avanza a la Península de Magallanes van aumentando considerablemente las precipitaciones". En este sentido, puntualizó: "Estuvimos hace unos dos años caminando la zona en el mes de octubre y noviembre, al final del invierno, por el cerro Buenos Aires, y todavía quedaba nieve. A partir de allí surgieron varias posibilidades".

Propuesta A: Dentro de la Península, al noreste, en la margen izquierda del río Mitre, con un acceso desde la carretera que se dirige a Punta Bandera. Es una superficie esquiable de unas 580 hectáreas (1/3 de Grandvalira). La cota esquiable iría de los 800 a los 1.500 metros, con unos 700 metros de desnivel, y posee una buena orientación. La capacidad alcanza los 2.800 esquiadores.

Propuesta B: Zona noroeste de la Península de Magallanes, con un acceso por el río Mitre (de unos 17 Km). Este dominio es más extenso. El desnivel es de 550 metros, que es bueno. El problema que presenta es la contracción de las carreteras. La capacidad sería de unos 2 mil esquiadores y la zona de pie de estación no es demasiado adecuada para desarrollar otras actividades.

Propuesta C: Es del otro lado del río Mitre, con una zona de 910 hectáreas, con 525 metros de desnivel. La orientación es variada, pero buena. La capacidad es también de unos 2 mil esquiadores. Tiene varias posibilidades de actividades recreativas en base. El acceso estaría en cercanías de Puerto Bajo la Sombra.

Propuesta D: Tiene una superficie de unas 880 hectáreas. El desnivel es de 350, se empezaría a esquiar de 1.100 a 1.450 metros. Aquí descartamos la posibilidad de que el medio de elevación culmine en un mirador, porque queremos que sea discreto, para que no pueda verse desde las pasarelas del glaciar.

Propuesta E: Cerro de los Cristales, en Lago Roca. Esquiar en cara sur. Es una zona de interés, el desnivel es de 480 metros y tenemos una superficie que nos permitiría tener una capacidad para unas 1.600 personas. Se cuenta con bastante superficie para el desarrollo de múltiples actividades.

Las mismas hay que desarrollarlas más, con estudios de detalle, afinando el proyecto, con recorridos de pista.

Comentá la nota