Empresarios advierten al Gobierno que con el canje solo no alcanza

En Economía dicen que el canje de deuda en default servirá para facilitar a las empresas el acceso al sector privado.
La decisión del Gobierno de reabrir el canje para resolver la deuda en default fue muy bien recibida por el sector empresario que participa del 45 Coloquio Anual de IDEA que finaliza hoy en Mar del Plata, pero la dirigencia considera que ese paso no será suficiente para recuperar la imagen que el mundo tiene de la Argentina y, especialmente, para poder obtener financiamiento en los mercados externos. Reencausar las negociaciones con el FMI permitiéndole auditar las cifras de la economía es otra de las condiciones necesarias para que el país se reconcilie con la comunidad financiera internacional, admitieron varios empresarios consultados por El Cronista.

El organismo que dirige el francés Dominique trauss–Kahn reiteró en los últimos días su interés en que la Argentina permita el cumplimiento del artículo IV de su carta orgánica, que implica una revisión por parte de técnicos del Fondo de las cuentas públicas nacionales. Lo hizo a través del director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, quien advirtió que la Argentina podría crecer más, si "realiza algunas cosas adicionales", como el cumplimiento del artículo IV, el canje de la deuda con los acreedores y un acuerdo con el Club de París.

"Es una norma que está y habría que cumplirla", aseguró el presidente de IDEA y de Dell, Gustavo Ripoll, en referencia a la auditoría del Fondo. Y agregó: "No veo que estén yendo a los países a fijar condiciones". Pese a que actualmente las negociaciones entre el ministro de Economía, Amado Boudou, y los representantes del organismo están empantanadas porque no se ponen de acuerdo en las características de la misión, el empresario tecnológico se mostró confiado en que "van a encontrarle una salida".

Por su parte, Amadeo Vázquez, director independiente de varias empresas, manifestó que la Argentina "necesita tener una inserción plena en el mundo", que implica arreglar con los holdouts y "tener una relación de socio normal con el FMI". "Lo que hacen en Chile, Uruguay y España lo pueden hacer en el país", añadió, desmitificando la imagen que el Gobierno se creó de lo que podría ser una misión del organismo.

La mayor preocupación del kirchnerismo es que lleguen los técnicos, revisen los números de la economía y opinen sobre lo que consideran es una política equivocada. Pero más inquieta que se reúnan con la oposición, los sindicatos, los economistas y empresarios con el objetivo de obtener una visión de todos los sectores sobre lo que ocurre en la Argentina. "La del Fondo no es una auditoría contable, pero tampoco de políticas", aseguró el economista Daniel Marx.

El director de Celulosa Argentina, José Urtubey –hermano del gobernador de Salta, Juan Manuel– consideró al respecto que "hay que desdramatizar el artículo IV y tomarlo como un proceso de auditoría normal, sin ideologizarlo. Sobre la reapertura del canje, el empresario aseguró que ‘puede generar un efecto positivo en los mercados internacionales" y que ello derrama en las expectativas positivas de las compañías.

"La Argentina tiene que dialogar con todo el mundo", resumió el presidente de Los Grobo, Gustavo Grobocopatel, al tiempo que consideró que "el país tiene que mostrarle al mundo que para los próximos 20 años vamos a producir alimentos e incrementar los flujos comerciales". Sobre el canje, consideró que contribuye a tranquilizar los aspectos financieros, bajar las tasas y ayudar a las inversiones.

Comentá la nota