Un empresario K demolió un hotel y desató la polémica en Misiones

Cristóbal López logró además allí la concesión de casinos por otros 22 años.
El empresario kirchnerista Cristóbal López tumbó las paredes del Hotel de Turismo de Posadas -un ícono de la "arquitectura racionalista misionera", propiedad del IPS, el instituto que nuclea a los jubilados provinciales- para convertirlo en un lujoso hotel de 5 estrellas.

La obra es una compensación pactada por la renovación por más de 20 años (hasta 2032) de la concesión del juego para sus casinos en Misiones, otorgada por el gobernador "K" y ex joven prodigio de la UCR en la provincia, Maurice Closs. Pero los jubilados temen que se convierta en una sala más de la cadena de Casino Club, propiedad de López.

"Nos arrebataron nuestro hotel", dijeron Carlos Almeida y Miguel Roa, de la Asociación de Docentes Jubilados de Misiones. "Era un edificio muy particular, con técnicas de avanzada para su época (los 50) y sobre todo, era de los afiliados. Ahora el gobierno (de Closs) lo transformó en otra cosa", dijo Almeida. "Seguro que pondrán un casino", agregó.

Fuentes del Instituto de Previsión Social (IPS) aseguraron que Casino Club realizó "una inversión en desarrollo turístico" en el Hotel de Turismo por la extensión de la concesión del juego. Aseguraron que se mantendrá la estructura del edificio ideado por los arquitectos Mario Soto y Raúl Rivarola (seguidores de Le Corbusier), que será administrado por el IPS y que habrá un cupo que podrán utilizar los afiliados, manteniendo el personal del hotel "previa capacitación". Por su parte, un vocero de Cristóbal López afirmó que "no se instalará un casino".

Esto no convenció a la diputada peronista Julia Perié quien, en un proyecto de declaración en el Congreso nacional, sostuvo que además de demoler un edificio emblemático, "el objetivo es construir un hotel casino que no contempla la arquitectura del actual edificio".

La Sociedad Central de Arquitectos (SCA) adhirió al petitorio de vecinos de Posadas, que realizaron marchas y un abrazo al edificio. También protestaron otras entidades, como el Colegio de Arquitectos de Misiones y la Facultad de Arquitectura local.

La SCA le pidió a Closs la paralización de la demolición, pero no obtuvo respuesta. La entidad cuestionó el "criterio y ética profesional" de quienes realizan la remodelación y que no se haya consultado a Rivarola, autor del proyecto original.

Por su parte, los diputados Ricardo Biazzi (PJ) y Mariano Díaz (Socialista Popular), dijeron que es "una clara muestra del capitalismo de amigos que propicia el kirchnerismo". Biazzi dijo que "su sello es la baja calidad institucional, la cooptación económica del Estado encabezada por (el ex gobernador Carlos) Rovira y la extensión de concesiones viales, peajes, transporte, juego y del Macro como único agente financiero de la provincia".

Según el sitio del IPS, Casino Club refaccionará el hotel a un costo de más de $ 20 millones de pesos. "Pero esta es una anchoíta para un tiburón de aguas profundas", señaló Biazzi.

La prórroga de la concesión del juego fue resuelta en julio de 2006 por el entonces titular del Instituto de Lotería y Casinos (Iplyc), Eduardo Balero Torres, ex radical y actual senador nacional kirchnerista.

El Iplyc regula el juego, pero en una provincia donde hay 29 casinos y salas de juego -siete de ellas en Posadas- se desconocen las cifras que aportaría al Estado.

Comentá la nota