Empresa de transporte con "administración compartida" por los efectos de la crisis

La propuesta surgió del Comité de Monitoreo Local de Crisis para que todas las partes "conozcan la realidad de la firma". La iniciativa consiste en que la parte empresarial y trabajadores, armen el presupuesto y reprogramen lo laboral. En caso de que la situación financiera no mejore, no se descarta solicitar los Repro.
Debido a los efectos de la crisis económicas, una importante empresa de transporte de nuestra ciudad implementó un nuevo sistema de administración, para demostrarle a sus trabajadores cuál es la "verdadera situación financiara" que hace peligrar la continuidad de la firma en un futuro cercano.

El caso se encuentra en pleno tratamiento del Comité de Monitoreo Local de Crisis y la "prueba piloto" duraría un mes, y tiene por finalidad demostrar que "nadie esconde nada". Por tal motivo, se ha implementado una "administración compartida" entre los empleados y los dueños de la empresa, para "blanquear" cuál es la verdadera situación de la firma.

Con esta medida, se pretende evitar lo que sucedió con firma Distéfano, que cerró sus puertas hace aproximadamente un mes y medio, y si bien indemnizó a sus trabajadores en el medio se tuvo que vivir un serio conflicto entre la patronal y el gremio de Camioneros.

Respecto a lo que consiste la "administración compartida", se indicó que es el manejo de la empresa por parte de la parte patronal y los trabajadores, incluido el gremio. Entre otras cosas, elaborarán de manera conjunta el presupuesto, el organigrama de trabajo y las cobranzas.

Cabe destacar que esta modalidad no tiene nada que ver con una "cooperativa", sino que simplemente es una "co-administración", ya que la firma en ningún momento pasa a estar en manos de los trabajadores.

A esta situación, la empresa en cuestión, desde hace un tiempo a esta parte, venía teniendo dificultades con el trabajo, ya que cada vez la cobranza se le hacía más difícil. Sin embargo, el panorama se agravó con la crisis. A tal punto que en la actualidad está facturando casi un 40 por ciento menos.

Según lo manifestado serían unos trece los trabajadores afectados de dicha empresa. Esta cantidad, suma una cifra muy importante a la hora de efectuar el pago del sueldo con sus respectivas cargas sociales.

El Comité de Monitoreo Local de Crisis lo que pretende con está modalidad de administración, según se indicó, es "intentar que se vea que con este nivel de trabajo, con esta facturación, no alcanza para el sueldo de todos". Por eso, una vez finalizado el periodo de prueba, y de comprobarse dichos números, la idea sería solicitar los Repro para que la Nación baje los subsidios para los trabajadores.

Pero además, para evitar que esta empresa siga el camino de la firma Dístefano, también se reprogramarían las jornadas de trabajo con el fin de achicar un tanto los gastos fijos.

Una vez finalizado el plazo de treinta días de la llamada "administración compartida", la idea es que tanto el empresario, los trabajadores y el gremio conozcan con exactitud lo que sucede dentro de la empresa para planificar políticas futuras y que, de esa manera, se vea perjudicado el menor número de trabajadores.

Comentá la nota