La empresa metalúrgica del Chaco se sostiene gracias al cultivo del algodón

SAENZ PEÑA, (Agencia).- En el marco de un panorama totalmente paralizado para el sector metalúrgico, el único sostén aparece del lado de las pocas empresas que continuaron trabajando y ofreciendo productos relacionados con el algodón, en una provincia como esta donde el campo es el motor principal de la economía.
Según señaló un reconocido empresario de esta ciudad.

Entonces, la pregunta resultante es qué pasará con aquellas empresas que apuntan a otros rubros de la actividad agropecuaria. Que según el mismo empresario consultado, ya comenzaron a cesantear el personal y reducir al mínimo sus operaciones, a causa de la sequía y de la crisis que sufre la provincia.

“Nosotros nos mantenemos trabajando en proyectos propios de la empresa, con algunos prototipos relacionados con el cultivo del algodonero”, dijo el ingeniero Dante Frank, referente de la principal metalúrgica de la ciudad.

Estos proyectos son financiados con recursos propios y de particulares que están apostando al desarrollo del textil. En especial lo relacionado a la tecnología de surco estrecho.

“Con eso más o menos nuestra empresa está en actividad. Otras empresas metalúrgicas están con sus personal cesanteado porque se dedican a la provisión de herramientas agrícolas no tienen demanda. Debido a la grave crisis que azotó a la provincia desde el año pasado”, dijo el ingeniero Frank.

Agregó que tienen muchos pedidos de sembradoras directas de parte de productores que habían hecho sus solicitudes de créditos ofrecidos por la provincia para comprarlas. “Había más de 40 carpetas, que fueron cayendo a medida que avanzó la crisis del campo y evolucionando la sequía en el interior de la provincia.”

“Luego cayeron también los compromisos que se tenían con Brasil, a causa de la crisis internacional que repercutió en la devaluación del real”.

Finalmente, de toda esta demanda que se tenía prevista desde el año pasado, es está haciendo solamente en la actualidad dos equipos que irán a Brasilia modo de prototipo. Y con un gran esfuerzo de los productores para adquirirlos, que no quieren perder el año sin probar la técnica de surco estrecho.

Comentá la nota