La empresa Loimar SA vuelve a rechazar acusaciones de vaciamiento y avanza en acuerdos posibles

Luego de la audiencia realizada hoy en la sede del Ministerio de Trabajo Filial Tandil, ante la presencia del jefe de la delegación local, César Sosa; representantes de SOLMA, en nombre de los trabajadores; y de la empresa Loimar SA, entre quienes se encontraban los doctores Tirso Rodríguez Alcobenda y Raúl Pizarro, además del gerente de la firma, Guillermo Edo; se avanza sobre acuerdos posibles.
Con la asistencia del Ministerio, continúa el diálogo y negociación para una resolución definitiva, fijándose como fecha para una nueva audiencia, el jueves 20 en horas del mediodía, jornada en la que finaliza la conciliación obligatoria, mientras que las actividades en la empresa se desarrollan normalmente.

En tanto, la firma siente la necesidad de realizar algunas aclaraciones, de acuerdo a conceptos vertidos por un grupo de trabajadores en conflicto, en distintos medios de comunicación de la ciudad.

El conflicto que hoy se encuentra soportando la empresa no tiene razón de ser y menos aún, en momentos en que la construcción en general y el sector ladrillero en particular, atraviesan una crisis muy delicada.

Aunque no desea polemizar ni enfrentarse a un grupo de personas que hoy se encuentran muy involucradas en este conflicto atípico e inusual en la trayectoria de la empresa a lo largo de más de 30 años, en las que se han sorteado crisis muchos más graves; Loimar vela por conservar y mantener firme la fuente de trabajo, el bienestar y futuro de los trabajadores, haciéndose responsable de las más de 200 familias que hoy se encuentran afectadas por esta situación insospechada.

Ante la denuncia de vaciamiento de stock de playa, Loimar desea hacer saber que como empresa de trayectoria seria y responsable; debe honrar los compromisos asumidos con los clientes y proveedores y el despacho de mercadería está directamente ligado a ello.

Especificar el marco de discusión

Sobre la cuestión sindical que afecta a nuestra empresa, opinamos que la libre elección del sindicato está regulada por la ley que define cuál es el alcance y especifica el marco de discusión por el cual debe aplicarse el convenio respectivo en cualquier actividad. Si no fuese así, tomando ejemplos extremos los empleados podrían elegir el convenio que regula a los ladrilleros de Canadá y no solo cobrarían más sino que lo harían en dólares. De igual manera el empleador podría elegir el convenio que tenga el menor valor hora del mercado. Sería una arbitrariedad y por eso existe la ley que lo comprende.

Las medidas hasta “las últimas consecuencias” son una imprudencia

Las medidas hasta “las últimas consecuencias” son una imprudencia que lleva a la Empresa y con ello a todos los que dependen de ella a una situación de extrema delicadeza donde unos pocos pretenden decidir el futuro de muchos. Imponer una idea a través de la intimación y el amedrentamiento no es el mejor camino para resolver un conflicto de esta naturaleza.

Acerca de las acusaciones vertidas sobre las persecuciones sindicales, sería bueno que quienes declaran en ese sentido, también cuenten que muchos de ellos están desafiliados desde hace años del sindicato SOLMA , como es el caso del señor Goñi, por ejemplo y no por ello fueron perseguidos por la Empresa o el Gremio.

La relación entre empleados y empleador está regida por la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), que Loimar cumple puntillosamente.

Presencia de armas y amedrentamiento

Queremos recordar que la FOCRA estuvo presente y operativa 24 horas después de ser informados los despidos, cortando el acceso de entrada a la fábrica, a los camiones y a la gente que quería trabajar, con gente armada.

Además, la empresa desea hacer saber que más del 80 por ciento de los afectados están en desacuerdo con estas medidas de fuerza y que por estos días, se encuentran muy preocupados ya que aplicando el sentido común y teniendo en cuenta la crisis global, saben de la importancia y seguridad que brinda la posibilidad de pertenecer a una empresa como Loimar, que siempre se ha preocupado por sus trabajadores y sus familias, capeando cada una de las crisis, siendo previsores y adelantándose a los acontecimientos futuros.

Es necesario también, que se sepa que el día del conflicto había líneas de producción completas que siguieron trabajando en el turno de la mañana y de la tarde, hasta que las amenazas recibidas al día siguiente ante el ingreso mantuvo a la gente en la puerta impidiéndole el libre ingreso.

Aclaramos a su vez, que no es cierto que la Empresa no permitió el ingreso a fábrica en el turno de la tarde de ese día, pasaron, ficharon y se cambiaron en los vestuarios internos, algunos se quedaron trabajando en sus puestos de trabajos y otros salieron. Luego y siempre bajo amenazas obligaron a aquellos operarios a dejar sus lugares de trabajo.

Es el deseo de Loimar finalizar con este conflicto en el marco de un diálogo productivo y del sentido común en el que prime más que nada, la libertad de trabajo de todos aquellos que hoy saben, reiteramos, que la empresa es y se siente fundamentalmente; responsable ante sus trabajadores, sus familias, como así frente a sus clientes y proveedores en medio de una crisis mundial de la que ni nuestro país ni nuestra ciudad escapan.

Comentá la nota