EMPRESA BRASILERA QUIERE CONSTRUIR PEQUEÑAS REPRESAS HIDROELÉCTRICAS EN MISIONES

Representantes de la empresa brasileña Hidroenergía expusieron un proyecto para la creación de pequeñas centrales hidroeléctricas. Desde la firma aseguraron que en Misiones hay potencial para la puesta en marcha de hasta ocho represas para producir hasta 60 megavatios. La exposición se realizó hoy miércoles en el marco de la cuarta reunión oficial de la comisión de Estudio y planificación del programa provincial para el desarrollo y uso sustentables de fuentes de energías renovables no convencionales, biocombustibles e hidrógeno.
"Nosotros somos una empresa brasileña que fabricamos equipos para pequeñas centrales hidroeléctricas. Trabajamos con potencial de hasta 30 megavatios. Son las centrales que tienen bajo impacto ambiental y de paso, o sea que no reservan agua", afirmó Alceu Van Der Sand, representante de la empresa brasileña.

Explicó que desde la firma observaron que en Misiones hay potencial para producir hasta 60 megavatios aprovechando los ríos y arroyos. "Misiones tiene mucho potencial a ser explotado. Identificamos como 60 megavatios. Esto es algo importante. Contribuiría a suplir los incrementos en el consumo y puede dar un poco más de seguridad al sistema", afirmó Van Der Sand.

El representante de la firma señaló que en base al potencial energético, se podrían realizar hasta ocho pequeñas represas. Aclaró que cada central demanda un tiempo de construcción de 24 meses.

En esa línea, explicó que "los proyectos más avanzados son los de las centrales en los arroyos Tarumá y Parana-í Guazú. Nosotros elaboramos el proyecto y los estamos proponiendo. Ambas producirían 14 megas. Es difícil decir que abastecerían a una ciudad, pero sí representaría una contribución al sistema".

También remarcó que la Cooperativa Alto Uruguay Limitada (Caul), de25 de Mayo estaría interesada en la puesta en marcha de una pequeña central.

Van Der Sand aclaró que las pequeñas represas permiten el abastecimiento de energía no contaminante y de bajo impacto ambiental, porque son instaladas principalmente en ríos de pequeño y medio porte que posean desniveles significativos durante su recorrido, generando potencia hidráulica suficiente para mover las turbinas.

El área del embalse es pequeña al igual que las superficies inundadas, por lo tanto no invaden áreas productivas.

"Prácticamente no hay impacto ambiental porque no hay reservorio. Es simplemente un desvío del río, con un canal residual y un caudal ecológico. Aprovechamos las caídas naturales de los ríos", afirmó.

Por su capacidad limitada, podrían aportar soluciones a las demandas puntuales de las distintas regiones productivas de la Provincia y servir de paliativo para sostener el consumo en las localidades

Comentá la nota