Emprendedores: las diez ideas de negocios más innovadoras de 2008

Algunos crearon su negocio por nostalgia. Otros arrancaron con un proyecto mientras estaban estudiando. No faltan los que se animaron a registrar su pequeña empresa en otro país, y tampoco los extranjeros que se hacen la América.
Una cochería del interior que filma los velorios y los transmite por Internet para que puedan despedirse los familiares que viven lejos. Un estadounidense que se puso a cocinar galletitas como las que comía en su país y hoy las vende en los supermercados más importantes. Dos hermanos, diseñadores gráficos, que registraron su empresa en los Estados Unidos y así consiguieron cuentas como el restaurante de Danny De Vito, a las que atienden desde sus oficinas de Barracas. Un inglés amante de las bebidas espirituosas, que soñaba con vivir en Buenos Aires y creó un delivery de vinos finos.

Estos son algunos de los diez casos elegidos entre todas las historias de emprendedores publicadas en iEco durante 2008.

Algunos encontraron un nicho inexplotado y supieron sacarle el jugo. Otros le vieron el lado comercial a sus pasiones. No faltó quienes buscaran ayudar a los demás. Todos usaron su ingenio y ninguno desaprovechó las oportunidades.

Estas son sus historias.

Los velorios, en la Web

No todos pueden planificar adónde van a morir. Partir al más allá lejos de familiares y amigos es un doble bajón: tras que uno deja este mundo, no hay nadie que le dé el último adiós y derrame alguna lágrima. Si ésa era una de sus grandes preocupaciones, olvídelo. Ahora los velorios se transmiten por Internet. Así toda la parentela puede darle al difunto una despedida virtual como se merece. Es lo que ofrece Previsora del Paraná, una empresa familiar que fundó Carlos Miguel Añón en 1987, en Corrientes."Mi papá creó una cochería pero con el tiempo el negocio se fue transformando. Ahora tenemos una especie de mutual que brinda, además de abonos por servicios de sepelio, descuentos en farmacias, cuentas corrientes en artículos para el hogar y traslados en ambulancia", explica Carlos Añón, hijo del fundador.Pero volviendo al core business de la empresa: "Habilitamos una cámara, levantamos las imágenes y las transmitimos por Internet". El familiar que vive lejos accede al televelorio a través de un link en la página de Previsora del Paraná. Con una constraseña, está listo para el adiós a distancia. "En Corrientes es común que la gente migre a buenos Aires, Córdoba o Rosario por cuestiones laborales. Siempre hay un primo, un hermano o un hijo que no puede venir". La empresa familiar tiene locales en Formosa y Chaco y en varias ciudades correntinas.

Comentá la nota