Emprendedores apelan a la Justicia contra la decisión del Municipio

Se trata de los desarrolladores de la torre Los Teros. Voceros aseguran que los planos habían sido "visados y avalados" por Obras Públicas. Dicen que sólo faltaba una firma para su aprobación.
Luego de la sentencia librada por el titular del Juzgado de Faltas Nº 2 de Pilar Santiago Gómez para demoler parte del edificio Los Teros, ubicado en el kilómetro 50,500 de la Panamericana, voceros de los empresarios aseguran que los emprendedores apelarán a la Justicia.

Según sostienen allegados a los responsables de la obra, el plano fue "visado y avalado" por la Secretaría de Obras Públicas en mayo de 2008.

A su vez, reconocen que los planos aún no estaban aprobados en forma oficial porque le faltaba la firma del titular de la Secretaría, pero que sí habían sido corregidos a pedido de los funcionarios del área.

Además, señalaron que pagaron más de 18 mil pesos por el derecho de construcción de 2.305 metros cuadrados y que en la primera de las dos clausuras que sufrió la construcción, la documentación faltante era el conforme de bomberos que fue presentado 48 horas más tarde.

Según aseguraron a El Diario voceros de los empresarios responsables del edificio Los Teros, la medida ordenada por el juez de Faltas tras el veto de la ordenanza de excepción por parte del intendente Humberto Zúccaro, será apelada en la Justicia ordinaria.

A su vez, los propios voceros se mostraron confiados en tener todas las de ganar con la documentación con la que cuentan y los precedentes de las obras construidas en los alrededores de este edificio de cuatro plantas.

En tanto, las mismas fuentes señalaron que los emprendedores también "pagaron un canon correspondiente a Vialidad de la Provincia de Buenos Aires por estar a la vera de la colectora".

Una vez más, el conflicto por un emprendimiento que a priori presentaría irregularidades, va a la Justicia durante la gestión Zúccaro, pero esta vez no son los vecinos los que piden que el Municipio intervenga, sino los empresarios que aseguran que los funcionarios intervinieron de mala manera.

Otro conflicto

El nuevo conflicto con un emprendimiento que presentaría irregularidades se da luego que el Ejecutivo vetara una ordenanza que le otorgaba una excepción para continuar desarrollando las obras y la Justicia de Faltas lo sancionara con la demolición de una de sus plantas, al tiempo que fijó una multa de 236 mil pesos.

El edificio perteneciente al denominado Fideicomiso Los Teros SRL, es un complejo de oficinas en construcción que está ubicado en el cruce de la colectora y la calle Pisco, sobre el kilómetro 50,500 de la Autopista Panamericana.

Según funcionarios, la construcción no posee planos aprobados ni permiso de obra, al tiempo que no respeta los indicadores urbanísticos adecuados.

Según explicó la última semana en conferencia de prensa el secretario de Obras Públicas, Mariano Grimaldi, "en el marco de la regularización de emprendimientos y obras particulares, se han detectado algunas irregularidades y anomalías en ese edificio".

El caso comenzó con un acta labrada por la Dirección de Obras Particulares el pasado 4 de diciembre (ver aparte), por considerar que Los Teros no se ajusta a los indicadores urbanísticos y luego de una serie de presentaciones se le dio intervención al Juzgado de Faltas Nº2, a cargo de Santiago Gómez.

Grimaldi dijo que a través del proceso administrativo se procedió a exigir la demolición de la cuarta planta, el tercer piso del edificio, y el desarme del encofrado. Medida que se sumó al pago de una multa de 236 mil pesos.

A su vez el funcionario explicó que los empresarios por continuar con el proyecto se basaban en una excepción dictada en noviembre por el Concejo Deliberante, ordenanza que fue vetada por el Poder Ejecutivo el 3 de diciembre.

En aquella conferencia Grimaldi y Gómez explicaron que al no obtener la excepción vetada por el intendente no podían construir los metros que los empresarios levantaron en la zona y excusaron el tratamiento obtenido por el polémico edificio de Downtonwn Pilar, que se encuentra a metros de Los Teros.

Al mismo tiempo Grimaldi se excusó de conocer un tratamiento similar que recibió el complejo Ayres Vila, remarcando estar a cargo de la Secretaría de Obras Públicas desde septiembre último, posterior a esas autorizaciones de cambios de zonificación.

Fajas rotas

Los propios voceros del edificio Los Teros negaron haber roto las fajas de clausura como indicaron desde el Municipio y culparon a los jóvenes que salían de los boliches de la zona de haberlo hecho en la madrugada del fin de semana posterior a la clausura.

Además negaron que las autoridades hayan secuestrado las herramientas, como se había dicho, "ya que nunca encontraron gente trabajando en el lugar", señalaron.

Comentá la nota