El empleo registrado se elevó en 2009 a 7,46 millones de personas

Subió desde un mínimo de 7,18 M de puestos en los primeros tres meses de ese año. La crisis externa había afectado la actividad doméstica con la pérdida de 300.000 empleos formales
Los datos que surgen de la Dirección Nacional de Investigaciones y Análisis Fiscal, en base a las estadísticas de la AFIP, están en línea con el anticipo presidencial de reducción de la tasa de desocupación, de un pico de 9,1% a 8,4% de la población económicamente activa.

Además, se corresponden con las estimaciones oficiales de sostenida reducción del empleo informal, a partir del régimen de regularización del empleo no registrado que expiró el 28 de enero.

Según aquella fuente la tonificación de la actividad productiva y comercial posibilitó la creación de 122.000 puestos netos en sólo tres meses, de los cuales 109.000 fueron trabajadores en relación de dependencia y sólo 13.000 en carácter de autónomo y monotributista. Significaron sendos incrementos de 1,66, 1,84 y 0,93 por ciento, respectivamente.

Mientras que respecto de los registros mínimos del primer trimestre de 2009 se observó un salto neto de 276.000 nuevos empleos formales, de los cuales 196 mil fueron asalariados y 80 mil trabajadores independientes.

Semejante reacción del mercado de trabajo posibilitó reducir a su mínima expresión la destrucción neta de puestos en comparación con los niveles de cierre de 2008, apenas 28.000 empleos, aunque con dos movimientos diferentes en su estructura: bajó en 96.000 las posiciones asalariadas y se elevó en 68.000 la de trabajadores independientes.

Resultado positivo para la Anses

"La recaudación por estos conceptos se elevó 48,1% con relación a la de 2008, siendo la que registró el mayor crecimiento en términos del PBI -1,8 puntos porcentuales- al pasar de 5,09% a 6,88%", sostiene el informe trimestral de la Dirección Nacional de Investivaciones y Análisis Fiscal.

"También aumentó significativamente su participación en el total de recursos tributarios, alcanzando en 2009 la máxima proporción durante la última década, con 25,1 por ciento", destaca el estudio.

Esta fuerte variación se explica, principalmente, por los cambios introducidos en la legislación del Sistema de Seguridad Social -entre los cuales se destacan la eliminación del régimen de capitalización y las modificaciones de las bases imponibles de determinados subsistemas- y, en menor medida, por la suba de la remuneración imponible y por los mayores ingresos provenientes de los regímenes de facilidades de pago.

Representó un salto en la contribución a la recaudación global de 5,8 puntos porcentuales, respecto del año anterior, de los cuales 4,7 pp correspondieron a los trabajadores, principalmente por la restitución de los aportes sobre la nómina salarial de 5 a 11% para aquellos que estaban afiliados al régimen de AFJP y 1,2 pp a los empleadores, por la suba de los mínimos no imponibles y la eliminación de los tickets canasta, que tenían un carácter "no remunerativo".

Comentá la nota