El empleo formal privado cayó 1,8% en Gran Córdoba

La crisis afectó de manera directa el mercado laboral, a pesar de que las cifras oficiales no reflejen la "foto completa". En el Gran Córdoba el empleo formal privado presentó una variación negativa de 1,8 por ciento en el primer trimestre de 2009 respecto del mismo período del año anterior, mientras que en la comparación trimestral, la disminución fue del 0,4 por ciento, de acuerdo a los datos del Ministerio de Trabajo de la Nación pertenecientes a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL). Esa cifra, en base a la población ocupada formal informada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), representa una pérdida de casi 7.000 puestos de trabajo.
Al analizar los sectores, la industria manufacturera disminuyó 9,4 por ciento en el período enero-marzo de 2009 comparado con igual período de 2008 y en la variación trimestral, -4,6 por ciento; por su parte, comercio y servicios registró una caída de 0,5 por ciento en términos interanuales y en la variación trimestral, la diferencia fue de -0,1 por ciento.

El dato que sorprende es el comportamiento en la actividad de la construcción, ya que fue de las que más sintió las consecuencias de la crisis en la provincia. Mientras el gremio denunciaba que se perdieron numerosas fuentes de trabajo, para la cartera a cargo de Carlos Tomada aumentó 0,8 por ciento en el primer trimestre y respecto de octubre-diciembre de 2008, un 2,4 por ciento.

En tanto, a nivel nacional se observó un aumento de 0,5 por ciento en el primer trimestre respecto al mismo período de 2008 y una caída de 1,3 por ciento respecto del cuarto.

La situación en Gran Buenos mostró un incremento interanual de 0,9 por ciento y una retracción respecto del último período del año anterior de 1,4 por ciento; mientras que Gran Córdoba, Gran Rosario y Gran Mendoza tuvieron retracciones en ambos casos.

"Pese a esta disminución del empleo que se verifica en el contexto de la mayor crisis a escala mundial de los últimos 80 años, el balance de los últimos seis años (desde el primer trimestre de 2003) es ampliamente positivo, dado que se registró un crecimiento del 39,4 por ciento de los puestos de trabajo registrados en las empresas privadas de 10 y más ocupados", analizaron los técnicos de Trabajo.

Incorporaciones y desvinculaciones

El nivel de empleo, resultado de la diferencia entre las incorporaciones y las desvinculaciones de personal, tuvo en el primer trimestre una tasa de entrada inferior a la tasa de salida; sin embargo, las desvinculaciones se mantienen relativamente estables, mientras que las incorporaciones son las que se reducen en mayor cantidad, se desprende de la EIL. En efecto, se registró la tasa de entrada de personal más baja de los primeros trimestres de los últimos seis años.

En cuanto a las incorporaciones, en promedio, el 38,9 por ciento se debió al aumento de la demanda, apertura de nuevos negocios u obras y apertura de temporada; el 46,5 por ciento a la necesidad de cubrir vacantes; un 11,9 por ciento a cambios en la gestión y el proceso productivo; un 1,2 por ciento a la adecuación de competencias laborales y un 1,5 por ciento a otras razones.

En el caso de las bajas de personal, el 48,9 por ciento fue decidida por los trabajadores y en las correspondientes a las empresas, el 25,8 por ciento, por disminución de la demanda y cierre de negocios u obras (incluye el cierre de temporada), el 11,2 por ciento a razones disciplinarias e inadecuación de competencias laborales, un 6,6 por ciento a cambios en la gestión y en el proceso productivo, el 3,8 por ciento a la finalización de reemplazos de personal y 3,7 por ciento a otras razones.

Respecto a las expectativas, el 91,8 por ciento de las empresas contestó que no espera variaciones en sus dotaciones para los siguientes tres meses. "Si bien con una leve diferencia, son más las empresas que esperan realizar nuevas incorporaciones que las que esperan realizar desvinculaciones en el siguiente trimestre", concluyeron.

Comentá la nota