34 empleados de SATA Tandil fueron suspendidos hasta el 28 de febrero.

De acuerdo a lo confirmado por fuentes gremiales, se acordó con la empresa esta modalidad, con una paga salarial del orden del 50%, debido a que la firma se quedó sin pedidos para el segundo mes del año.
Mientras tanto, se hacen gestiones para recibir los subsidios del gobierno y también se avanza en las negociaciones con las empresas que permitan reactivar la planta a la mayor brevedad posible.

César Trapote explicó que “cuando el año pasado hubo problemas internos, no aceptamos ningún cambio en lo que pedían los trabajadores, pero ahora es distinto, acá hay una crisis que supera a la empresa, y lo que pasa es que no aparecen pedidos”.

No obstante, reconoció que “el mismo empresario se comprometió a convocar a la gente si entran pedidos antes de esa fecha, y si no se produce ningún cambio, el primero de marzo se juntarán otra vez para analizar la situación”.

El dirigente gremial informó a Diario ABCHoy que “por suerte en los talleres mecánicos y las estaciones de servicio, la actividad es normal, y hasta ahora no hubo ningún planteo empresario con motivo de la crisis”.

Comentá la nota