Ex empleados de Fönster ya pusieron en marcha su cooperativa de trabajo

La nueva empresa recibió el nombre de Perfaber y ya funciona en el Km 7 de la ruta A005. Desde mañana contarán con nueva maquinaria, obtenida mediante créditos otorgados por el Banco de Córdoba.
La fla­man­te em­pre­sa Per­fa­ber Coo­pe­ra­ti­va de Tra­ba­jo Li­mi­ta­da, con­for­ma­da por ex em­plea­dos de la fá­bri­ca Föns­ter, ya abrió sus puer­tas en un lo­cal ubi­ca­do en el Km 7 de la A005. Los miem­bros de la nue­va firma aseguran que ya se ter­mi­na­ron al­gu­nos tra­ba­jos y que tie­nen gran­des ex­pec­ta­ti­vas a fu­tu­ro. Es­to de­bi­do a que ma­ña­na re­ci­bi­rán nue­va ma­qui­na­ria, he­cho que les per­mi­ti­rá ex­pan­dir­se, bus­car nue­vos clien­tes y po­der cum­plir con los que ya tie­nen, se­gún co­mu­ni­ca­ron.

Has­ta aho­ra, en pa­la­bras de los pro­pios em­plea­dos, só­lo tra­ba­ja­ban con las po­cas he­rra­mien­tas con las que cuen­ta ca­da uno. “He­mos he­cho hin­ca­pié en ad­qui­rir ma­qui­na­ria de úl­ti­ma tec­no­lo­gía y lí­neas de avan­za­da, pa­ra ha­cer car­pin­te­ría de al­ta ca­li­dad”, ma­ni­fes­tó Ariel Ras­ger, en­car­ga­do de ven­tas. Al mis­mo tiem­po, en la coo­pe­ra­ti­va su­bra­ya­ron que la po­si­bi­li­dad de con­tar con es­tos apa­ra­tos, se les pre­sen­tó lue­go de que el Ban­co de Cór­do­ba les pro­por­cio­na­ra un cré­di­to por 100 mil pe­sos. Asi­mis­mo, se mos­tra­ron agra­de­ci­dos an­te el apo­yo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Río Cuar­to y de al­gu­nas coo­pe­ra­ti­vas que pres­ta­ron el so­por­te pa­ra el al­qui­ler del lo­car y arran­que de la em­pre­sa.

No hu­bo acuer­do

Los miem­bros de Per­fa­ber acla­ra­ron que nun­ca hu­bo, pos­te­rior al cie­rre de Fönster, al­gún acuer­do con el due­ño de la fir­ma ni con su abo­ga­do co­mo se anun­ció. A su vez, Ras­ger ex­pli­có que los 10 em­plea­dos que for­man par­te de la coo­pe­ra­ti­va son los úni­cos que se pu­sie­ron de acuer­do por­que te­nían las mis­mas me­tas, y de es­ta for­ma se decidieron a tra­ba­ja­r juntos pa­ra que la em­pre­sa fue­ra una rea­li­dad.

“Por aho­ra só­lo es­ta­mos so­bre­vi­vien­do con al­gu­nas obras par­ti­cu­la­res, al­gu­nas ter­mi­na­cio­nes de obra y te­ne­mos al­gu­na que otra obra nue­va”, di­jo. En el mes de ene­ro pu­die­ron con­cre­tar tres obras y en­tre­gar­las ter­mi­na­das. Ras­ger ase­gu­ró que ac­tual­men­te tie­nen mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, por­que si bien es­te mes es com­pli­ca­do en ven­tas, es­pe­ran que en fe­bre­ro cuan­do pue­da rea­li­zar­se la pre­sen­ta­ción ofi­cial de la fir­ma, co­mien­ce el tra­ba­jo fuer­te. Es­ta pre­sen­ta­ción ten­drá el ob­je­ti­vo de ha­cer que la em­pre­sa sea co­no­ci­da en el ám­bi­to em­pre­sa­rial de la ciu­dad y la re­gión, ya que el sec­tor for­ma par­te de su pú­bli­co, enun­ció Ras­ger.

Em­pren­der un nue­vo pro­yec­to

“Se­gui­mos sien­do em­plea­dos de no­so­tros mis­mos y se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra no­so­tros, y esa es la gran ven­ta­ja, que ob­ten­dre­mos a fin de año una ren­ta­bi­li­dad ma­yor pa­ra no­so­tros y eso se ve­rá en el re­sul­ta­do del ejer­ci­cio, si sa­li­mos fa­vo­re­ci­dos o no”, co­mu­ni­ca­ron los miem­bros de Per­fa­ber. Tam­bién in­for­ma­ron que si bien es­te ini­cio se­rá com­pli­ca­do por va­rios fac­to­res, creen que la gran pre­dis­po­si­ción del gru­po hu­ma­no que for­ma la em­pre­sa va a lo­grar ha­cer­se un buen lu­gar en la ciu­dad.

El pro­ble­ma más gra­ve se­gún ex­pli­ca­ron, es la fal­ta de con­fian­za y la in­cer­ti­dum­bre que se ge­ne­ró en el mer­ca­do por el cie­rre y quie­bra de Föns­ter­.“Que­re­mos que la gen­te con­fíe en no­so­tros por­que so­mos diez per­so­nas que sa­li­mos de aba­jo y la ve­ni­mos re­man­do, no so­mos em­pre­sa­rios y bus­ca­mos que la gen­te nos dé esa po­si­bi­li­dad”, in­di­có el en­car­ga­do de ven­tas.

El mer­ca­do lo­cal

Se­gún Ras­ger, lo que bus­can es for­mar una fá­bri­ca que no se en­cuen­tra en la ciu­dad. ”No­so­tros nos es­pe­cia­li­za­mos en car­pin­te­ría de me­dia­na y al­ta pres­ta­ción, se ha­ce en la ciu­dad tam­bién pero también se bus­ca abar­car to­do el mer­ca­do, que es el gra­ve pro­ble­ma que tie­nen los gran­des fa­bri­can­tes”, co­men­tó. Pa­ra­le­la­men­te, di­jo que se­ría in­te­re­san­te que to­das las fá­bri­cas del ru­bro se es­pe­cia­li­za­ran en un mer­ca­do es­pe­cí­fi­co, pa­ra que el clien­te pue­da ma­ne­jar­se me­jor a la ho­ra de ele­gir la fá­bri­ca se­gún la en­ver­ga­du­ra que ten­ga cada proyec­to.

Comentá la nota