Ex empleados de Febatex exigirán ley de expropiación

Marchan hoy al Ministerio de Trabajo junto a otras fábricas
Trabajadores de la Cooperativa Textil Quilmes, ex empresa Febatex- Filobel, realizarán hoy una movilización al ministerio de Trabajo en Capital Federal, junto a operarios de fábricas en proceso de recuperación del oeste y sur del conurbano, donde presentarán un documento único exigiendo la ley de expropiación, subsidios a empresas y cooperativas y seguridad laboral.

Desde hace varios meses, los operarios resisten en la planta quilmeña reclamando la expropiación y el apoyo para realizar la actividad en la fábrica, pero en calidad de cooperativa. "Estamos prácticamente solos, ni el sindicato, ni el Estado nos han acompañado hasta ahora. Somos muchas familias que nos sostenemos con el apoyo de vecinos y organizaciones, los únicos que hasta hoy nos han acompañado".

Ante la considerable deuda que los empresarios generaron en los últimos tiempos, tanto en lo referente a los salarios como a cargas impositivas, los trabajadores desde el 27 de octubre del año pasado mantienen una toma de la planta con el fin de mantener su fuente laboral y autogestionar la fábrica. Entonces, formaron una cooperativa que reúne a los operarios que trabajaban desde hace años en la empresa.

Pero la transición se hace dura, ya que hace varios meses que no cobran salarios, no cuentan con los recursos para afrontar los costos y deudas que tiene la fábrica y además han debido resistir la presencia de los empresarios que por la fuerza intentaron entrar a la planta para extraer las maquinarias que allí se encuentran.

Una situación delicada

Alberto, uno de los operarios cooperativizados comentó: "Somos casi treinta familias que estamos en esta situación. Hay días que no juntamos nada para comer y terminamos con mate y ronda de torta fritas. Hay compañeros que ya no tienen ni para viajar y que se instalaron en la fábrica. La situación personal de cada uno es muy delicada".

"Hay compañeros que se están separando de sus parejas por esto, tenemos compañeras con grandes depresiones que no son asistidas por la obra social porque ya no están aportando. Personas mayores que a poco de jubilarse tampoco van a poder hacerlo porque no le pagaron los aportes. De un día para el otro nos dejaron en la calle y sin un peso. Lo único que tenemos es nuestra capacidad para hacer el trabajo y la voluntad. Necesitamos que la justicia nos escuche, que nos reciban y que entonces levanten la orden de desalojo".

Por su parte, Miguela, quien hace treinta años trabaja en el rubro textil y más de una quincena en la planta, aseguró que durante estos meses, "nos presionan de todos los sectores, porque la patronal quiere vaciar la planta. Nos amenazan, pero estamos seguros que la única salida es la cooperativa y por eso estamos acá con guardias de 24 horas porque nunca nos van a pagar la deuda, no nos van a indemnizar y nos vamos a quedar en la calle y sin nada".

Comentá la nota