Empleados denuncian maltrato psicológico en Energía San Juan

Los profesionales universitarios de la distribuidora iniciaron ayer una nueva tanda de paros de dos horas por turno. Afirman que el actual gerente tiene antecedentes por maltrato.
Ayer se agravó el conflicto de interés colectivo que la Asociación de Profesionales Universitarios del Agua y la Energía Eléctrica (APUAYE) mantiene con la empresa Energía San Juan.

El nudo del enfrentamiento son "incumplimientos varios, entre ellos, al convenio colectivo con APUAYE y al acta acuerdo de recomposición salarial firmada entre la empresa y la asociación el 21 de octubre de 2008 que fue homologada por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación".

Según dijeron los dirigentes nacionales del gremio, Juan Carlos Delgado y José Rossa, "las condiciones salariales del personal universitario de Energía San Juan fueron convenidas sobre la base de que las remuneraciones serían ajustadas tomando como parámetros los índices adoptados por el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) para el cálculo del nuevo cuadro tarifario".

Al no haber una actualización salarial desde noviembre del año pasado a la fecha, los dirigentes dijeron que "de la tarifa vigente para el consumo de energía eléctrica que es abonada por la comunidad, la empresa no está trasladando a su personal universitario la mejora que la misma tarifa contempla para sus remuneraciones", lo que según dijeron, deja "un beneficio extraordinario para Energía San Juan S.A. en desmedro de los trabajadores".

A raíz de la demanda "que se hizo a través de diversas propuestas de solución que aún no han sido contestadas por Energía San Juan", el personal universitario llevó a cabo medidas de fuerza que ayer se intensificaron con paros sorpresivos "sin afectar la normal prestación del servicio de electricidad a la comunidad".

Además, informaron que la APUAYE dio intervención al Ministerio de Trabajo de la Nación, denunciando el incumplimiento al orden laboral.

Denuncia por maltrato psicológico

Pero además de la demanda no satisfecha del incremento salarial convenido el año pasado, los gremialistas de la conducción nacional de la APUAYE denunciaron "un inusual maltrato psicológico" de parte de las autoridades de la empresa estatal concesionada a un grupo inversor chileno.

Es que según dijeron Rossa y Delgado, "hay una grave situación laboral en la empresa, porque desde la más alta dirección empresaria, es decir su gerente general Eduardo Tejada; el gerente de Recursos Humanos y Relaciones Institucionales Sergio Gurguí; el gerente de Ingeniería y Operaciones Horacio Hidalgo, más el voluntariado de una mano de obra local disciplinada, pretenden sacar el conflicto desde lo colectivo empresa-gremio y trasladarlo hacia lo individual".

Los gremialistas revelaron que los gerentes de la empresa "están ejerciendo una indebida presión con foco en el trabajador, sometiéndolo a un interrogatorio frente a escribano público sobre efectos y conductas propias del conflicto colectivo y que lo tiene al gremio como actor principal en sus distintos niveles de representación, ya sea en el delegado del personal universitario, el representante local, la comisión directiva seccional y comisión directiva central".

Rossa dijo que "indigna ver el maltrato psicológico al que fue sometido el trabajador profesional que fue virtualmente interrogado, llevado a cabo en ámbito de la empresa, en presencia de un directivo de la misma asistido por un escribano, con preguntas que admitían como única respuesta la opción afirmativa o negativa".

Para la autoridad del gremio nacional, "esto es indicativo de un deterioro tan profundo de valores que excede y deja atrás las causas originarias del conflicto para interrogarnos sobre los disvalores que gobiernan la empresa".

No es la primera vez

Según consignaron Delgado y Rossa, "en el grupo chileno CGE ya hay antecedentes de iguales conductas transgresoras de derechos que adquirieron rango de derechos humanos, porque hacen a la dignidad de la persona" y que "fueron practicadas en las empresas en las que también tiene el control accionario el grupo CGE".

Precisaron que "en EDET (Tucumán) y en EJESA (Jujuy) y cuando se desempeñaba como gerente general la misma persona que hoy gerencia Energía San Juan, el ingeniero Eduardo Tejada, se llevaron a cabo políticas de personal similares, recurriendo también al acoso moral y psicológico y discriminatorio de la actividad sindical".

Los sindicalistas dijeron que esas conductas "recibieron dictámenes sancionando las mismas, por parte del Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI) con el Dictamen N° 191-05 de fecha 8/08/05 y del Ministerio de Trabajo de la Nación, a través del Memorando Secretaría de Trabajo de fecha 16/05/05".

Con tales conductas, los gremialistas sostuvieron que "Energía San Juan incumple las leyes y los acuerdos celebrados, a la vez que violenta el reconocimiento instituido por el orden jurídico constitucional a los trabajadores que ejercen legítimas medidas de acción directa, al asumir actitudes y acciones discriminatorias e intimidatorias".

Finalmente apuntaron que "estas prácticas anacrónicas desconocen las relaciones laborales modernas sustentadas por la Organización Internacional del Trabajo fundadas en el salario digno, el respeto a la libertad sindical y la negociación convencional".

Comentá la nota