Los empleados de comercio se declararon en alerta y movilización

Decenas de empleados de comercio de Trelew se autoconvocaron ayer para expresar su preocupación por la paralización de actividades iniciada el martes por repartidores nucleados en el Sindicato de Camioneros, desde donde se demandaba seguridad y no cobrar la mercadería entregada.
Ante su afectación directa se declararon en estado de alerta y movilización y exigieron seguridad al Gobierno provincial, amenazando comenzar un paro con desabastecimiento si no había una respuesta en el corto plazo.

Están a la espera de respuesta de una reunión solicitada por el Sindicato de Empleados de Comercio a la Secretaría de Trabajo.

Los trabajadores, según dijeron son 400 los afectados directamente, denunciaron una «situación de violencia» en cada una de las empresas, admitiendo que en algunas de ellas habrían guardias del gremio camionero para asegurar que ningún repartidor salga a trabajar. Asimismo dijeron sentir temor por una versión que da cuenta de la llegada desde Comodoro Rivadavia de nuevos integrantes del gremio, para asegurar que nadie trabaje. Y se habló que la verdadera motivación de la situación tiene su origen en lo político.

DECIDIDOS A PARAR

«Estamos decididos a parar» dijeron los autoconvocados ayer a autoridades del SEC, anunciando el secretario general de este último que «hemos hecho una presentación a la Secretaría de Trabajo, en la que estamos pidiendo una reunión urgente con autoridades del Gobierno, de las propias fuerzas de seguridad, la gente de Camioneros y dueños de las distribuidoras para encontrarle a la cuestión una solución definitiva».

MOVILIZACION

Por otro lado dijo el dirigente que «ya nos hemos declarado en alerta y movilización, obviamente no descartamos- de no tener una respuesta en el corto plazo-, que este sindicato esté motivando una medida de fuerza en resguardo, acá no hay sólo una cuestión salarial, sino netamente de seguridad y de libertad de trabajo». Para finalizar expresó «en algunas empresas tengo entendido que ha habido algún tipo de apriete para que el personal no trabaje normalmente».

Comentá la nota