Empleados de la autopartista Mahle se preparan para volver a trabajar

A pedido del gobierno de Santa Fe, los trabajadores levantaron el piquete frente al establecimiento. La fábrica quedó en manos de un empresario seguidor de Mohamed Seineldín. Volverían a operar la semana que viene.
Tras que Critica de la Argentina revelara que un ex candidato a vicepresidente por el partido del carapintada de Mohamed Alí Seineldín y sobrino del ex ministro de Economía, Adalbert Krieger Vasena, se hará cargo de la autopartista de Santa Fe Mahle, los trabajadores levantaron las protestas frente a la planta a pedido del gobierno de Hermes Binner y se disponen a esperar la firma del acuerdo para poder ingresar a la fábrica y ponerla a punto para empezar a operar nuevamente.

En ese sentido, en diálogo con Criticadigital, el delegado de los trabajadores, Roberto Campos, aseguró que desde "el gobierno santafesino le informaron que el acuerdo se firmará en 48 horas con lo cual la semana que viene se podría comenzar a trabajar".

Una vez conocidas las novedades, los trabajadores levantaron el piquete frente a la planta a la espera de la firma.

Los dueños anteriores de Mahle, de origen alemán, decidieron vender por la crisis que sacude al sector. Según fuentes de la negociación, el Gobierno le dio su aval al grupo Europarts, que encabeza el empresario Ramiro Vasena, para coordinar el salvataje de la firma, que emplea a 460 operarios. El plan incluirá financiamiento subsidiado por el Estado y surgió ante el fracaso de las gestiones oficiales previas para mantener activa la planta.

Vasena se reunió con los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de la Producción, Débora Giorgi, para presentarles su proyecto. También estuvieron Diego Verardo, representante de los salientes accionistas alemanes, y Antonio Caló, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

La planta de Mahle en las afueras de Rosario permanece tomada por sus trabajadores desde principios de mayo, cuando el grupo alemán que la opera decidió discontinuar sus actividades. Las gestiones de Vasena comenzaron cuando se cayó la alternativa de que la adquiriera el autopartista Norberto Taranto, con plantas en la localidad bonaerense de Avellaneda y en San Juan.

El obstáculo que deberá enfrentar el Gobierno es la historia del candidato a quedarse con la empresa. En 2003, Vasena acompañó al abogado Gustavo Breide Obeid en la fórmula presidencial del Partido Popular de la Reconstrucción (PPR), que orienta el ex militar carapintada Mohamed Alí Seineldín.

El ex coronel fue condenado a prisión perpetua por su alzamiento de diciembre de 1990 contra el entonces presidente Carlos Menem, aunque permanece libre tras el indulto que le concedió Eduardo Duhalde.

Además de haber reivindicado el alzamiento carapintada, Vasena carga con un apellido difícil de digerir para los Kirchner. Es sobrino del ex ministro de Economía Adalbert Krieger Vasena, quien esbozó los primeros trazos del neoliberalismo en la Argentina durante la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Comentá la nota