Un 60% de los ex empleados de AFJP pasará al Estado

De las 10 administradoras que había, tres cerraron y despidieron a todo su personal. Otras procuran reubicarlo.
A más de un mes de vigencia de la ley que unifica los regímenes jubilatorios en el Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa) y establece las condiciones para que los ex empleados de las AFJP pasen al Estado, muchos de estos aún no tienen definida su situación.

De los 9.300 trabajadores que se desempeñaban en las administradoras privadas (unos 600 estaban en la provincia de Córdoba), alrededor de 60 por ciento ya tiene resuelto su pase al Estado. Algunos ya están trabajando o están a punto de incorporarse.

En la mayoría de los casos no hubo problemas pero, puntualmente, dos administradoras están prorrogando la definición y sus empleados no saben qué va a pasar con ellos.

El problema es que el Gobierno estableció que para pasar al sector público, en condiciones similares de salario a las que tenían, los empleados deben tener una constancia de su despido directo. El telegrama de despido es uno de los requisitos prioritarios para el pase. Muchos trabajadores ya tienen un posible destino, pero esperan que su AFJP los despida.

Estado de situación. Hasta 2008 había 10 AFJP: Arauca Bit, Consolidar, Futura, Máxima, Met, Nación, Orígenes, Previsol, Profesión+Auge, y Unidos.

Tres de ellas –Orígenes, Futura y Profesión– decidieron cerrar en todo el país, enviar los telegramas a los trabajadores y permitir que el Estado los absorba.

En el mismo sentido, Met cerró todas las sucursales del interior del país y despidió a estos trabajadores, mientras que el resto quedó en la empresa.

En cambio Máxima, Arauca Bit, Previsol y Consolidar, mantuvieron sus operaciones pero con otros productos del grupo o del banco y reubicaron a parte de los empleados que estaban en la parte de AFJP. Los que no querían esta opción fueron despedidos.

En el caso de Consolidar, la empresa había acordado con el ministerio mantener 25 por ciento del personal. Pero muchos de estos trabajadores no aceptaron y, luego de algunas negociaciones, la empresa decidió mandar los telegramas a quienes no querían quedarse.

La disyuntiva para los que estaban en la fuerza de venta de las AFJP (hacían traspasos y cobraban comisiones) es que ahora les ofrecen vender otros productos que pueden tener menos mercado: seguros de vida, seguros de retiro, seguros generales, tarjetas de crédito, entre otros. En consecuencia, si vendieran poco, sus salarios se resentirían.

Conflictivos. El conflicto se presenta en dos administradoras, Nación (del banco estatal) y Unidos (del grupo Sancor Seguros), que aún mantienen a parte de su personal sin definiciones.

“Buscamos garantizar la continuidad laboral conforme a la ley. Donde hay problemas es porque acordaron con el Estado retener personal, sin tener en cuenta la voluntad del trabajador que, en su mayoría, quiere ingresar al Estado”, explicó a La Voz del Interior Gustavo Faletti, del Sindicato del Seguro de Córdoba.

Concretamente, en el caso de Unidos, la firma acordó con el Gobierno que crearía una entidad financiera nueva para vender la Tarjeta Nexo. La AFJP tenía gran parte de sus sucursales (y empleados) en la zona de la cuenca lechera donde opera Sancor.

La firma no envió a nadie telegrama de despido y tampoco pidió la manifestación de la voluntad de cada uno de manera formal. Sin embargo, hay muchos empleados que no quieren permanecer y a los cuales la empresa tampoco quiere despedir.

La opción que se ofrece es la desvinculación indirecta (en términos del artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo).

Esta modalidad implica una desvinculación de común acuerdo, en la cual el trabajador la acepta y la empresa le paga la indemnización. Pero, como no hay una notificación de despido de por medio, no sirve para pasar al Estado.

Algo similar ocurre con Nación AFJP. La mayoría de su personal fue transferido al banco y los profesionales que estaban en el sector de gestión previsional están pasando a la Anses. Pero a la fuerza de venta (promotores) el grupo pretende transferirlo a Nación Seguros, una nueva unidad de negocios.

En este caso, la nueva firma del grupo fijará las “las condiciones remuneratorias y laborales” y se ofrece pagar la indemnización correspondiente por la desvinculación con la unidad que vendía AFJP.

El problema para los que no quieren aceptar es que la única alternativa que la empresa ofrece en este caso es que manifieste esto por escrito y el grupo “arbitrará los medios para rescindir la relación laboral mediante el pago total de los rubros indemnizatorios correspondientes bajo la modalidad prevista por el artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo (mutuo acuerdo)”, una situación similar a la de Unidos.

En estas situaciones, el sindicato está tratando de negociar y llegar a un acuerdo por estos trabajadores.

Comentá la nota